Internacionales

Fidel Castro aspira que perduren sus ideas

La Habana – El canciller cubano, Felipe Pérez Roque, sintetizó hoy las principales cualidades del presidente Fidel Castro y afirmó que quienes desean su muerte se equivocan al pensar que desaparecerán las ideas y principios que ha sembrado

Felipe Pérez Roque
El canciller cubano, Felipe Pérez Roque, habla durante el coloquio Memoria y Futuro: Cuba y Fidel, que sesionó en la Habana. | Reuters

Redacción Central |

La Habana – El canciller cubano, Felipe Pérez Roque, sintetizó hoy las principales cualidades del presidente Fidel Castro y afirmó que quienes desean su muerte se equivocan al pensar que desaparecerán las ideas y principios que ha sembrado

“Los enemigos de la Revolución cubana, que es decir los enemigos de la justicia, de la verdad y la dignidad, cuentan los minutos esperando y deseando la muerte de Fidel, sin comprender que Fidel ya no es sólo Fidel, que es su pueblo”, expresó el ministro.

A fin de cuentas, es todo hombre y mujer que en el mundo esté dispuesto a luchar y luche porque un mundo mejor sea posible, subrayó Pérez Roque al clausurar una comisión del coloquio Memoria y Futuro: Cuba y Fidel, que sesionó en esta capital.

Afirmó que el líder cubano “aspira a que de él solo queden las ideas y que, convaleciendo, recuperándose y regresando al combate, propinará a esos enemigos asentados en el odio y la mediocridad una nueva derrota”, sentenció el jefe de la diplomacia ante el plenario.

En un discurso de una hora de duración, Pérez Roque enumeró 15 cualidades del estadista, quien no participó directamente de los debates del coloquio por convalecer de una operación intestinal que le fue practicada en julio pasado.

“Si tiene una virtud es su honestidad total. Yo no diría estas palabras si no fuera por creer profundamente en ellas”, resumió el ministro de Relaciones Exteriores, luego de encabezar la relación de méritos del líder con su concepto de la unidad.

Fidel Castro -dijo- ha hecho aportes a la unidad de los cubanos como condición básica para la defensa y la sobrevivencia de una revolución y el triunfo de una idea.

“No puede triunfar una idea, por justa que fuere, si no se unen los que creen en ella. La Revolución cubana se salvó, se ha salvado, porque supo construir y defender la unidad. Solo podrá permanecer y salvarse en el futuro si conserva la unidad”, vaticinó.

Afirmó que en los últimos 50 años el mandatario convirtió la ética en razón de Estado y componente esencial de la actuación política y revolucionaria. “No se asume en Cuba la idea de que el fin justifica los medios, para Fidel no es así”, apostilló.

El desprendimiento por cosas materiales, por los homenajes y las vanidades alcanza en Fidel Castro “categoría de cualidad esencial. No es sólo su total ausencia de vanidad, sino la idea de la solidaridad entregada como deber y no como arma de influencia política”, añadió.

Una cuarta virtud del estadista, en opinión del canciller, es la coherencia en los principios, que “ha sido también razón de Estado en Cuba”, en tanto citó como quinta el ejemplo personal.

“No se le puede pedir a la gente lo que uno no está dispuesto a hacer. No hay dirigente cubano que no entienda la idea de que el ejemplo es esencial y los jefes tienen que ir delante y tienen sólo derecho a más sacrificio”, puntualizó.

Refiriéndose al internacionalismo, enfatizó que “la misión internacionalista de Fidel fue convertir a Cuba en tierra firme para todos los que luchaban por la justicia y la dignidad en el mundo”.

Para guiar a este pueblo hay que encabezarlo y eso quiere decir ir en la punta de la vanguardia, subrayó.

La verdad, como arma y condición para ser respetado, permitió a Fidel Castro y su gobierno no tener la debilidad de reconocer una mentira, apuntó, al mencionar también la sensibilidad como otra cualidad personal que el mandatario trasladó a la actuación política.

Modestia y ausencia total de vanidades, la conciencia de que el deber de un político revolucionario es aprender, leer y conocer cada vez más, y el rigor personal, también destacan entre los méritos.

Pérez Roque remarcó como otra virtud el razonamiento de que la derrota no es tal hasta que no es aceptada. “A Fidel no le gusta perder ni a las postalitas, dicen en Cuba”, comentó en tono jocoso.

La idea de luchar por la justicia sin tener en cuenta fronteras la ha convertido en causa universal, encomió al ejemplificar que científicos cubanos trabajan arduamente por obtener vacunas para curar males inexistentes aquí.

Asimismo, el ministro ponderó en el dignatario la fuerza de las ideas. La convicción personal y también martiana de que una idea justa desde el fondo de una cueva puede más que un ejército, dijo.

Nunca ha dejado de sentirse un ser humano, agregó en décimo quinto lugar, para concluir que la ausencia total de odio hacia cualquier persona, incluidos sus enemigos, es clave en su personalidad.

“Fidel sólo tiene odio profundo hacia la injusticia, el hambre, la discriminación racial, pero no hacia las personas, aún si son sus enemigos”, recalcó.

también te puede interesar