Internacionales

Bush elogia a Maliki y se niega a trazar calendario para la retirada de Irak

Amman – El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, derrochó el jueves elogios para el debilitado primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, en la capital jordana, quien aseguró en una entrevista que las fuerzas iraquíes estarán listas “en junio de 2007”

George W. Bush
Presidente de Estados Unidos George W. Bush hablando durante una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro iraquí Nuri al-Maliki en Amman, Jordania el 30 de noviembre de 2006. | AFP

Redacción Central |

Amman – El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, derrochó el jueves elogios para el debilitado primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, en la capital jordana, quien aseguró en una entrevista que las fuerzas iraquíes estarán listas “en junio de 2007”

“Puedo decir que las fuerzas iraquíes estarán listas, completamente listas para recibir este mando y para comandar a sus propias fuerzas, y puedo decirles que el próximo junio nuestras fuerzas estarán listas”, dijo Maliki, según una transcripción publicada antes de la difusión de la entrevista anunciada para la noche del jueves por ABC News.

En cuanto a la estrategia en Irak del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, la decisión “probablemente se tomará en unas semanas”, afirmó el jueves el consejero de Seguridad Nacional Stephen Hadley.

“Creo que (la decisión) probablemente se tomará en unas semanas, más que en unos meses. Va a ser cuando el presidente se sienta listo”, aseguró Hadley a bordo del avión presidencial Air Force One.

Bush y Maliki se reunieron en Ammán, donde ante la prensa el primero trató de minimizar la filtración de una nota confidencial de la Casa Blanca en la que dudaba de la capacidad del iraquí para frenar la violencia en el país.

Maliki “es el hombre adecuado para Irak”, sentenció Bush en rueda de prensa conjunta tras reunirse con el primer ministro iraquí.

“Es un líder fuerte y quiere lograr un Irak libre y democrático. Lo primero que me da confianza es que quiere asumir la responsabilidad”, dijo en referencia a los llamados de Maliki para que el control de la seguridad en ciertas provincias sea transferido más rápidamente a fuerzas iraquíes.

“Lo que aprecio es su actitud. En vez de decir: Estados Unidos, resuelvan el problema , tenemos un primer ministro que dice No me frenen, quiero resolver el problema “, indicó Bush.

No obstante, el presidente estadounidense aseguró que “nos quedaremos en Irak hasta que la misión sea culminada” si el gobierno iraquí así lo solicita, aunque matizó que desea que las tropas estadounidenses se retiren del país “lo antes posible”.

El jefe de la Casa Blanca también elogió el plan del líder chiita para enfrentar la violencia, incluida la provocada por milicias chiitas.

“Recibí una respuesta satisfactoria del primer ministro sobre la necesidad de proteger vidas inocentes”, sostuvo Bush cuando fue consultado sobre la ola de violencia confesional que provoca decenas y hasta cientos de muertos todos los días, desde que un venerado templo chiita fue atacado en febrero pasado.

“Sobre el incumplimiento de la ley, adoptaremos una posición firme contra cualquier criminal o cualquier partido que viole la soberanía o la voluntad del Estado”, prometió por su parte Maliki.

El presidente estadounidense agregó que ambos acordaron que Irak debe permanecer como un país unido.

“El primer ministro dejó claro que dividir el país en partes como algunos han sugerido no es lo que quieren los iraquíes y que cualquier partición de Irak sólo conduciría a un aumento de la violencia sectaria”, declaró Bush.

“Estoy de acuerdo. A largo plazo, la seguridad en Irak requiere una reconciliación entre las diferentes comunidades étnicas y religiosas de Irak, algo que desea la abrumadora mayoría de los iraquíes”, añadió.

La preocupación de Estados Unidos por el fracaso de Maliki en controlar a las milicias chiitas saltó a la vista con la difusión de un memorando confidencial escrito por el consejero de Seguridad Nacional de Bush, Stephen Hadley, y publicado el miércoles por el diario The New York Times.

El documento señalaba que “la realidad en las calles de Bagdad sugiere que Maliki ignora lo que sucede, o que sus facultades no bastan para traducir sus buenas intenciones en acciones”.

Pero Bush se esforzó por dejar atrás los rumores al alabar la resolución y el compromiso del primer ministro.

“Aprecio su coraje, tiene coraje y ha mostrado coraje en los últimos seis meses”, desde que tomó el poder, afirmó.

“Ha mostrado un deseo profundo de unificar este país”, dijo.

La reunión de Bush y Maliki tuvo lugar luego de que un breve encuentro tripartito y una sesión fotográfica entre el primer ministro de Irak, el presidente estadounidense y el rey Abdulá de Jordania, previsto para el miércoles de noche, fuera cancelado a último minuto.

Funcionarios jordanos restaron importancia al cambio de planes, mientras un portavoz estadounidense insistió en que no era un “desaire” del presidente Bush.

“No estaba planeado un encuentro tripartito”, afirmó Maliki, cuya visita a Jordania para reunirse con Bush provocó las protestas y la salida del gobierno del bloque liderado por el clérigo radical chiita Moqtada al Sadr.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!