Internacionales

Cuenta atrás para el arriesgado viaje del papa Benedicto XVI a Turquía

Ankara – El papa Benedicto XVI irá con pies de plomo a Turquía, donde dispondrá de cuatro días para ganarse la simpatía de los musulmanes, molestos por sus comentarios sobre el islam, y avanzar en el diálogo con los ortodoxos

Banderas del Vaticano y de Turquía
Banderas del Vaticano y de Turquía flameando pegadas en Ankara, horas antes de un viaje clave para el Papa Benedicto XVI a Turquía, con una población donde el 99% es musulmana. | AFP

Redacción Central |

Ankara – El papa Benedicto XVI irá con pies de plomo a Turquía, donde dispondrá de cuatro días para ganarse la simpatía de los musulmanes, molestos por sus comentarios sobre el islam, y avanzar en el diálogo con los ortodoxos

Movilizados en las calles o encaramados a los tejados, vestidos de civil o con uniforme, más de 12.000 policías velarán por la seguridad del Sumo Pontífice en Ankara, Efeso y Estambul durante su estancia.

Las medidas de seguridad adoptadas para el Papa en Turquía son más drásticas que las tomadas durante la estancia del presidente estadounidense George W. Bush, aseguró el ministro de Relaciones Exteriores turco, Abdulá Gul.

Todo apunta a la posibilidad de que haya disturbios. El domingo unas 15.000 personas se congregaron en Estambul para participar en una protesta organizada por grupos islámicos y el lunes se registraron otras dos manifestaciones de poca trascendencia en Turquía, con no más de unas 200 personas cada una.

Aunque no esté entusiasmado con la visita del jefe de la Iglesia católica, el gobierno turco, de corte islámico, quiere ser un buen anfitrión, evitando deslices que podrían costarle caros para su ansiada adhesión a la Unión Europea (UE).

El primer viaje a tierras musulmanas del pontificado de Benedicto XVI transcurrirá en un contexto desfavorable en todos los frentes.

Su discurso de hace dos meses en la localidad alemana de Ratisbona, durante el cual mencionó citas que relacionaban islam y violencia, perjudicó su viaje a Turquía, programado de antemano, a pesar de su posterior rosario de aclaraciones.

Pese a haber anunciado inicialmente que no recibiría al Papa a su llegada a Turquía, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, optó este lunes, casi en el último momento, por cambiar de planes y conversar con él entre 15 y 30 minutos, aprovechando que se cruzarán en el aeropuerto poco antes de que el jefe del Gobierno viaje a Letonia para asistir a una cumbre de la Alianza Atlántica.

No será un encuentro oficial, como hubiese querido la Santa Sede, pero el Vaticano se da por satisfecho.

Se trata de “una señal positiva y de un gesto de deferencia que la Santa Sede aprecia”, declaró el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

La frialdad que se había establecido se debe, sobre todo, a que 2007 será un año electoral en Turquía y Erdogan quiere ser elegido presidente de la República.

El motivo inicial del viaje del jefe de la Iglesia católica a Turquía es una cumbre que mantendrá en Estambul con el patriarca de Constantinopla, Bartolomeo I, representante espiritual de los ortodoxos.

El 30 de noviembre está previsto que los dos dignatarios hagan pública una declaración conjunta sobre su voluntad de reconciliar a las dos principales ramas del cristianismo, separadas desde hace un milenio.

La cuestión de la entrada de Turquía en la UE es otro tema espinoso en su visita después de su posicionamiento personal de hace unos años.

En 2004, durante el pontificado de Juan Pablo II, el entonces cardenal Joseph Ratzinger declaró públicamente que la entrada de Turquía en la UE sería “un gran error”.

Justo antes de la visita, el Vaticano reiteró su posición oficial asegurando el domingo que la Santa Sede “no está en contra de la pertenencia de Turquía a la UE” si cumple todos los requisitos exigidos para formar parte del bloque.

Consciente de lo que se le viene encima, el Papa envió ese mismo día sus “saludos cordiales” al pueblo turco, expresándole su “sincera amistad” durante la oración dominical del Angelus en el Vaticano.

Además, en un nuevo gesto conciliador, añadió a su programa una visita a la célebre Mezquita Azul de Estambul. Se trata de uno de los actos más relevantes de su viaje por el alto contenido simbólico que tendrá en Turquía, uno de los primeros países que condenaron las palabras del Papa en Ratisbona.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!