Internacionales

Correa consolida nítida victoria

El economista de izquierdas Rafael Correa consolidaba este lunes su victoria en las presidenciales de Ecuador sobre el magnate de derecha Alvaro Noboa, que se aferraba a los reclamos para impugnar la amplia ventaja que señala el escrutinio

Redacción Central |

El economista de izquierdas Rafael Correa consolidaba este lunes su victoria en las presidenciales de Ecuador sobre el magnate de derecha Alvaro Noboa, que se aferraba a los reclamos para impugnar la amplia ventaja que señala el escrutinio

Según datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de las 10 de la noche de este lunes, cuando han sido computadas el 80.59% (29,507) de las 36,613 Juntas Receptoras de Votos, El economista de izquierdas y cristiano, Rafael Correa logra 59.42% (2,956,238 votos) y su rival, el magnate ultraderechista Álvaro Noboa, el 40.58% (2,018,815 votos).

De acuerdo al informe del TSE, se registran 5,583,103 votos válidos, 54,939 votos blancos (0.74%), 550,401 (7.45%) votos nulos y una abstención del 24.52% de los 9,165,125 ecuatorianos empadronados. De las 22 provincias, Correa gana en 19 y Noboa en 3, entre las cuales suman la tercera parte del electorado. Todavía no hay registros del voto en el exterior.

Correa, de 43 años, pidió este lunes a Noboa que acepte la derrota. “Es una victoria histórica, el éxito es contundente”, declaró el ex ministro de Economía al criticar el pedido de Noboa de realizar un conteo voto a voto en dos provincias que representan el 36% de la votación total.

“Hay presiones viscerales, pero espero que se calmen, se serenen y acepten la realidad y dejen avanzar a Ecuador porque no van a cambiar esa realidad demorando los resultados electorales”, afirmó Correa en el puerto de Guayaquil (suroeste). Agregó que su triunfo supone la elección de “un gobierno democrático, electo, nacionalista, soberano y digno”.

“Vamos a superar la larga noche de la triste historia neoliberal”, sentenció Correa al perfilar su política económica, que mantendrá la dolarización si bien mantiene las críticas a esa medida monetaria.

Enfatizó que “habrá un cambio radical del modelo económico y social, que ha producido la emigración de tres millones de ecuatorianos en los últimos años. El neoliberalismo que se ha aplicado en América Latina ha sido un desastre total”.

El virtual mandatario anunció que desde el poder buscará un acercamiento con Chávez, y reafirmó que se abstendrá de firmar un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y de prorrogar un convenio por el cual ese país opera la base militar de Manta, su principal puesto antidroga en el Pacífico.

“Somos respetuosos de los tratados internacionales pero en 2009, cuando venza el acuerdo de Manta, no renovaremos el convenio”, afirmó, y agregó que construirá allí un aeropuerto internacional.

Además, anunció que pretende renegociar la deuda de su país con organismos internacionales. “Venezuela tiene 53.000 millones de dólares en reservas líquidas por los excedentes petroleros, nuestra deuda externa es de 11.000 millones de dólares. Nos pueden reestructurar muertos de risa”, señaló.

Correa descartó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y esto, sumado a las críticas a la Comunidad Andina de Naciones (CAN) -a la que considera moribunda-, lo acerca al Mercosur.

“Garantizamos que por la falta de un TLC no se perderá una plaza de empleo”, sostuvo Correa, quien aseguró que el gobierno subsidiará a los sectores que pueden perder competitividad ante los acuerdos firmados por Colombia y Perú con Washington.

El ex ministro amplió la zaga de gobiernos de izquierda en América Latina, un fenómeno que debilita aún más la influencia histórica de Estados Unidos en una región donde concentra vitales intereses económicos y militares.

En ese contexto, anunció que estrechará los vínculos con todos los gobiernos de la región, pese a las diferencias ideológicas con los presidentes de sus socios andinos.

“A Colombia lo consideramos un país hermano con el cual tenemos un pasado y un destino común; con el presidente Alvaro Uribe, el representante del pueblo colombiano, creemos que vamos a mantener las mejores relaciones”, dijo.

Y agregó que con Chávez lo une “la integración latinoamericana” e insistió: “ojalá eso nos una a todos los presidentes de América Latina”.

Correa también anunció que buscará el reingreso de Ecuador a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) -de donde salió en 1992- y garantizó que mantendrá la dolarización de la economía.

Anunció que apretará la soga a las petroleras extranjeras -golpeadas por la nacionalización en Bolivia- y los acreedores externos, en un gobierno que privilegiará el trato económico con Venezuela antes que el libre comercio con Estados Unidos.

Adelantó que renegociará los contratos de asociación con las multinacionales por considerarlos lesivos, y advirtió que no revisará la anulación de las operaciones de la estadounidense Occidental Petroleum (Oxy), acusada de violar la ley.

“Se renegociarán los contratos porque muchos de ellos son un atraco para el país. De cada cinco barriles se nos llevan cuatro, es la participación más baja en la región”, declaró.

“En general será una estrategia de nuestro gobierno buscar la unión con otros países para enfrentar los poderes hegemónicos. Sería maravilloso acercarnos a países como Venezuela que nos puede ayudar muchísimo”, sostuvo.

Asimismo, anunció que privilegiará la inversión social sobre el pago de la deuda externa -de 10,277 millones de dólares-, parte de la cual considera ilegítima. “El servicio de la deuda externa estará condicionado a las necesidades de la población ecuatoriana y no al revés”, apuntó.

“¿Qué es primero, pagarles a los acreedores, muchos de ellos que representan deuda ilegítima, o dar empleo, salud y educación al pueblo? para nosotros primero pasan los compromisos nacionales”, señaló el ex ministro.

Mientras tanto, el designado ministro de Economía, Ricardo Patiño, dijo que “es posible que llamemos a los acreedores para conversar sobre las condiciones de pago” y añadió que “tenemos la necesidad de revisar algunos tramos de la deuda y lo haremos con respeto a los acreedores, pero también con frontalidad”.

Noboa resiste, cada vez más solo

Sin embargo, Noboa, un magnate bananero de 56 años, desconoció los resultados parciales y solicitó la reapertura de urnas de las provincias de Guayas y Manabí.

“Esto puede retrasar el anuncio oficial del ganador, porque va a ser un escrutinio voto a voto, pero una vez emitamos los resultados definitivos éstos podrán ser impugnados”, dijo a la AFP Xavier Cazar, presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Las dos provincias reanudaron el cómputo luego de que la máxima autoridad electoral rechazó un pedido del conservador Alvaro Noboa para abrir las urnas antes de finalizado el escrutinio, informó el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El presidente del organismo, Xavier Cazar, ordenó a los tribunales de Guayas y Manabí (sur) “que reinicien el ingreso de las actas de sufragios”, so pena de destituir a los jueces electorales.

“Procederemos a la destitución de esas personas que están obstaculizando o interviniendo en el desarrollo normal de la segunda vuelta electoral”, dijo Cazar en conferencia de prensa.

Noboa, que se postuló por tercera vez a la Presidencia, advirtió que denunciará la elección si encuentra evidencias de fraude. “Si me vuelven a hacer un fraude como el de 1998 (en la segunda vuelta con Jamil Mahuad) lo denunciaré”, dijo.

Noboa, candidato perdedor del balotaje según cuatro mediciones, había solicitado un conteo voto a voto en las dos regiones, que representan el 36% del caudal electoral.

En tanto, el destituido ex presidente Lucio Gutiérrez -cuyo partido representa la segunda fuerza en el Congreso- anunció este lunes que dará un compás de espera de tres meses a Correa para decidir si lo apoya o le hace una “oposición constructiva”.

Otro expresidente, el socialdemócrata Rodrigo Borja, saludó este lunes en La Habana en triunfo electoral de Correa. “Yo voté por él, mi partido lo apoyó en la segunda vuelta. Es enormemente importante que un hombre joven, con ímpetu, con ideas nuevas asuma el poder en nuestro país”, dijo Borja, de 71 años, a su llegada a Cuba para participar esta semana en los actos convocados por la Fundación Guayasamín para festejar los 80 años del convaleciente presidente Fidel Castro.

Insulza califica de «moderado» el programa de Correa

En Madrid, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, afirmó que Correa, “hizo un gran esfuerzo para presentar un programa moderado”.

“El señor Correa hizo un gran esfuerzo, un macizo esfuerzo para presentar en la segunda vuelta un programa moderado que convocó a una cantidad ingente del Ecuador”, afirmó Insulza durante su intervención en un foro.

“De ser victorioso, tendrá (Correa) que responder a todo ese electorado”, añadió Insulza, quien, remitiéndose “a lo que se conoce ya” de los resultados electorales, añadió que “tendrá que desarrollar las ideas que le permitieron lograr el 60% de los votos”.

Insulza, cuya organización mantiene una misión observadora en los comicios ecuatorianos, contraponía así el programa presentado por Correa durante la segunda vuelta de los comicios frente al predicado en la primera ronda, en la que el candidato izquierdista obtuvo el 22,8% de los sufragios, frente al 26,8% de Noboa.

“En la carrera que necesariamente tenían que tener ambos candidatos hacia el centro, uno ha sido más exitoso que otro y por lo tanto tendrá ese candidato que desarrollar las ideas que le permitieron lograr el 50% de los votos y no las ideas que le permitieron obtener el 22%”, concluyó Insulza, quien está en Madrid para asistir el jueves y el viernes a una conferencia de países donantes para Haití.

Correa amplía la zaga izquierdista

La elección de Rafael Correa como presidente de Ecuador amplió la zaga de gobiernos de izquierda en América Latina, un fenómeno que debilita aún más la influencia histórica de Estados Unidos en una región donde concentra vitales intereses económicos y militares.

Correa se sumó al grupo de países con presidentes de izquierda que con diferentas matices integran Chávez y los líderes de Argentina, Brasil, Bolivia, Cuba, Chile, Nicaragua y Uruguay.

De ellos, en el último año fueron elegidos el indígena boliviano Evo Morales, la chilena Michelle Bachelet y el ex guerrillero nicaragüense Daniel Ortega, mientras el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva fue reelegido y se da por descontado que Chávez lo será el domingo.

El analista Vladimir Sierra estima que la elección de Correa lesiona el interés de Washington de hacer un contrapeso al eje Chávez-Morales -considerado el más radical de la “nueva izquierda latinoamericana”-, a través de Noboa y los presidentes de Colombia, Alvaro Uribe, y de Perú, Alan García.

“Estados Unidos contaba con crear un grupo sólido con Uribe, García y Noboa que hiciera contrapeso al eje Venezuela-Bolivia. Pero con Correa ese proyecto se ve erosionado y se le hará mucho más complicado el monitoreo y manejo de la política regional”, señaló a la AFP el experto de la Universidad Católica de Quito (privada).

Correa, quien acusa a Bogotá y Lima de haber dado una “puñalada” a la Comunidad Andina de Naciones (CAN) por sus acuerdos de libre comercio con Washington- también podría sumarse al Mercosur, lo que “reduciría aún más la influencia estadounidense”. añadió Sierra.

Si bien el ex ministro de Economía reivindicó en campaña su amistad con Chávez y en el discurso de victoria planteó incluso que Venezuela financie la deuda externa ecuatoriana -de 11,000 millones de dólares-, no está totalmente claro si se alineará con la postura radical de Caracas o con la más moderada de Lula.

De hecho, luego del triunfo manifestó que no es una “nueva versión” de Chávez ni de Fidel Castro, y que su interés es estrechar los vínculos con todos los países de la región, incluidos los que tienen gobiernos de derecha.

“A nivel económico va a estar más cerca de Chávez, pero en términos políticos le conviene más ser percibido como un socialdemócrata”, opinó Sierra.

Aludiendo recientemente a esos matices, el jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina, Tom Shannon, expresó que la región vive un conflicto entre izquierdas “democráticas” y “autoritarias” que sólo los ciudadanos del continente podrán resolver, sin pensar en intervenciones de su país como ocurrió en el pasado.

EEUU “listo” para “trabajar”

En Washington, un vocero oficial aseguró este lunes que Estados Unidos está “listo” para “trabajar” con el Gobierno del próximo presidente ecuatoriano.

“En lo que se refiere al próximo Gobierno ecuatoriano, estamos listos para trabajar con él”, afirmó el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack.

Como tras la elección de Evo Morales en Bolivia -otro aliado de Chávez- a principios de año, el portavoz subrayó: las relaciones entre Estados Unidos y Ecuador van a “depender de la política que llevará a cabo el Gobierno y si esas políticas coinciden con nuestros objetivos”.

McCormack dio como ejemplo las relaciones con Bolivia tras la llegada al poder de Morales a principios de año: “La realidad es que hemos encontrado la forma de cooperar en Bolivia, a pesar de que no coincidimos en todo”, afirmó.

La política estadounidense para América Latina está basada principalmente en la promoción de la democracia y el libre comercio, aunque en el caso de Ecuador suspendió en abril la negociación de un acuerdo con Quito, tras la anulación del contrato de la petrolera estadounidense Occidental Petroleum (Oxy) por parte del gobierno ecuatoriano.

El portavoz aseguró que Estados Unidos “está abierto a cooperar con gobiernos electos en la región y que gobiernen democráticamente, sin tener en cuenta su tendencia política”.

Chávez ganó “otro aliado”

El mandatario venezolano, Hugo Chávez, ganó “otro aliado” con la elección de Correa, aseguró este lunes el embajador de Caracas en Quito, Oscar Navas.

“Rafael Correa es otro aliado. El cree en la integración y como dijo ayer no va a firmar un Tratado de Libre Comercio (con Estados Unidos) porque sería destructivo para Ecuador, y eso significa que estamos en sintonía”, señaló el diplomático a periodistas.

Según Navas, ambos países han mantenido buenas relaciones y la elección de Correa -amigo de Chávez- permitirá estrechar más los lazos, con iniciativas como refinar petróleo ecuatoriano, impulsada por el izquierdista cuando fue ministro de Economía del saliente mandatario, Alfredo Palacio.

“Venezuela y Ecuador siempre tuvieron buenas relaciones, espero que ahora las podamos estrechar más. Hay un proyecto pendiente en materia energética que esperamos desarrollar”, agregó el embajador.

“Como dice el presidente Chávez ya no está solo, hay otros gobiernos que están en sintonía, que no quieren luchar contra nadie sino buscar el desarrollo con los recursos propios y evitar que otras potencias salgan favorecidas cuando los pueblos están oprimidos”, subrayó Navas.

El diplomático indicó, asimismo, que su país es “respetuoso” de la soberanía de Ecuador y que por el contrario, “donde ha habido realmente injerencia en asuntos internos, ha sido en Venezuela por parte del gobierno de Estados Unidos. Mal quedaríamos nosotros si buscáramos hacer eso”, dijo.

Durante la campaña electoral en Ecuador, Noboa fustigó a Correa por su amistad con Chávez, y amenazó con poner fin a las relaciones con Venezuela o limitarlas al intercambio comercial. También señaló que el izquierdista se convertiría en un “títere” del jefe de Estado venezolano.

Chávez respondió esas afirmaciones tildando a Noboa de “fundamentalista de extrema derecha” y “explotador laboral de niños”, lo que motivó una protesta del gobierno de Palacio que acusó a Caracas de intervenir en sus asuntos internos.

también te puede interesar