Internacionales

Líderes mundiales condenan asesinato ministro libanés

Beirut – Líderes mundiales y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenaron el martes el homicidio de un ministro libanés y deploraron cualquier intento de desestabilizar Líbano a través del asesinato político

Pierre Gemayel
El ministro de Industria libanés Pierre Gemayel (foto archivo 21/11/06). El ministro libanés Pierre Gemayel, un cristiano abiertamente crítico de Siria, fue asesinado el martes cerca de Beirut, dijeron fuentes de seguridad. | Reuters

Redacción Central |

Beirut – Líderes mundiales y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenaron el martes el homicidio de un ministro libanés y deploraron cualquier intento de desestabilizar Líbano a través del asesinato político

El organismo, compuesto por 15 naciones, pidió al secretario general de la ONU, Kofi Annan, reportar regularmente al Consejo y subrayó su disposición a apoyar al gobierno “legitima y democráticamente elegido.”

“El Consejo de Seguridad condenó inequívocamente el asesinato en Beirut el 21 de noviembre de 2006 del ministro de Industria, Pierre Gemayel, un patriota que fue un símbolo de libertad y de la independencia política de Líbano,” dijo el comunicado, leído en una reunión formal por el embajador de Perú ante la ONU, Jorge Voto-Bernales, presidente del Consejo este mes.

Hombres armados asesinaron el martes al ministro libanés Pierre Gemayel, un cristiano abiertamente crítico de Siria, llevando a Líbano a una crisis en la relación con su dominante país vecino.

Al menos tres hombres armados estrellaron un vehículo contra el de Gemayel cerca de Beirut, salieron del coche y dispararon en su contra con armas automáticas con silenciadores en un barrio cristiano, dijeron testigos.

El hijo del asesinado ex primer ministro libanés Rafik al-Hariri culpó a Siria por el crimen, pero Damasco repudió el hecho.

“El Consejo de Seguridad condena cualquier intento de desestabilzar Líbano a través del asesinato político u otros actos terroristas,” indicó el comunicado del organismo de la ONU.

Asimismo, dijo que los miembros estaban preocupados acerca de cómo el asesinato afectaría el esfuerzo del gobierno de extender su autoridad a través del país y solidificar la democracia.

El atentado aumentará la tensión en Líbano, país que atraviesa una crisis política en la que la mayoría que se opone a Siria, actualmente en el gobierno, se enfrenta a la oposición en favor de Damasco, liderada por Hizbollah, grupo que está decidido a derrocar a la actual administración.

Gemayel, de 34 años, fue trasladado a un hospital donde falleció luego producto de las heridas. Cientos de miembros de su familia y simpatizantes se reunieron en el recinto médico para lamentar y repudiar lo sucedido.

“Creemos que la mano de Siria está por todas partes,” sostuvo Saad al-Hariri, hijo del asesinado ex primer ministro Rafik al-Hariri, poco después de que Gemayel fuera abatido.

“Siria condena fuertemente la muerte,” señaló la agencia de noticias oficial de ese país, SANA. Ahmed Melli, funcionario de Hizbollah, dijo que el grupo también condenaba el ataque.

El atentado se produjo tras el devastador conflicto de julio y agosto en el sur de Líbano entre Hizbollah y fuerzas israelíes. También coincidió con las medidas del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de crear un tribunal para llevar el caso del asesinato de Hariri.

VENGANZA

El primer ministro del Líbano, Fouad Siniora, dijo el martes que el crimen de un ministro hace que su país esté más decidido a establecer una corte internacional. Muchos libaneses culpan a Siria por el asesinato de Hariri en febrero del 2005.

Damasco niega estar involucrado en aquel hecho, pese a que la comisión investigadora de la ONU involucra a funcionarios de seguridad de alto rango de Líbano y Siria.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, condenó el atentado contra Gemayel y llamó a una investigación para “identificar a aquellas personas y fuerzas tras el asesinato.”

El mandatario francés, Jacques Chirac, y el jefe de política exterior de la Unión Europea, Javier Solana, se unieron al llamado de Bush.

El primer ministro libanés, Fouad Siniora, dijo el martes que su reducido gabinete es legítimo, pese a la renuncia de seis ministros de tendencia favorable a Siria y advirtió que cualquier manifestación contra el gobierno podría volverse violenta.

Con la muerte de Gemayel, la renuncia o muerte de otros dos ministros haría caer al gobierno de Siniora.

Hizbollah, grupo que está a favor de Siria y sus aliados, se prepara para tomar las calles para derrocar al gobierno de Siniora, arguyendo que ha perdido su legitimidad porque los musulmanes chiítas ya no están representados.

Tras el deceso de Gemayel, manifestantes vociferaron en contra de Hizbollah y del líder cristiano de la oposición Michel Aoun, pero el padre del fallecido llamó a la calma.

“Llamo a todos aquellos que aprecian el sacrificio de Pierre para preservar su causa y para que todos nosotros nos mantengamos al servicio de Líbano. No queremos reacciones ni venganza,” dijo el ex presidente Amin Gemayel a periodistas fuera del hospital, mientras el cadáver de su hijo era sacado del recinto.

Gemayel, que fue escogido como parlamentario en el 2000 y nuevamente en el 2005, es la cuarta figura que se opone a Siria que es asesinada desde la muerte de Hariri en febrero del 2005.

Gemayel, era miembro del Partido Falange Cristiana, fundado por su abuelo, e hijo del ex presidente Amin Gemayel. Su tío Bashir Gemayel fue abatido en septiembre de 1982, después de que fuera elegido presidente durante la invasión de Israel a Líbano.

El presidente libanés Emile Lahoud prometió encontrar a los responsables del atentado a Gemayel y calificó el hecho de un “acto terrorista.”

también te puede interesar