Internacionales

Más de 50 muertos en Irak, incluidos 22 en atentado con bomba

Bagdad – El ministro de Relaciones Exteriores de Siria pidió el domingo que se fijen plazos para el retiro de las fuerzas estadounidenses de Irak, en una extraordinaria misión diplomática a Irak, durante una jornada en la que murieron por lo menos 112 personas y tras una semana en la que hubo centenares de muertes

Residentes de Bagdad
Residentes reunidos en una calle tras el estallido de explosivos que portaba un atacante suicida, quien había atraído a trabajadores a su vehículo prometiéndoles empleos, el domingo 19 de noviembre de 2006, en Hila, Irak. | AP

Redacción Central |

Bagdad – El ministro de Relaciones Exteriores de Siria pidió el domingo que se fijen plazos para el retiro de las fuerzas estadounidenses de Irak, en una extraordinaria misión diplomática a Irak, durante una jornada en la que murieron por lo menos 112 personas y tras una semana en la que hubo centenares de muertes

Mientras se multiplican los llamados a Washington para que busque la cooperación de Siria e Irán, Walid Moallem, el funcionario sirio de mayor nivel que visita Irak desde el derrocamiento de Saddam Hussein en el 2003, denunció el terrorismo a la vez que Washington meditaba sobre la manera de pedirle a Damasco que le ayude a poner fin a la violencia en Irak.

Siria e Irak comparten una porosa frontera en el desierto y tanto Bagdad como Washington han acusado a Damasco de no hacer lo suficiente para detener el cruce de combatientes árabes extranjeros.

Moallem habló al final de una jornada en la cual presuntos atacantes sunitas mataron a por lo menos 33 chiítas, y en la que fue secuestrado un viceministro de salud, posiblemente el funcionario de mayor rango secuestrado en Irak. Se considera que muchos atacantes sunitas se han infiltrado desde Siria.

Un extremista suicida en la ciudad con mayoría chiíta de Hilla, al sur de Bagdad, atrajo a individuos a su furgoneta KIA con promesa de darles trabajo, luego hizo estallar una bomba que mató a por lo menos 22 e hirió a 44, informó la policía.

El capitán de policía de la provincia de Babil, Muthana Jalid, dijo que tres presuntos terroristas, dos egipcios y un iraquí, fueron arrestados bajo la sospecha de planear el ataque con explosivos junto con el suicida, que era sirio.

A las pocas horas, una bomba al lado de un camino y dos coches bomba estallaron una después de la otra cerca de una estación de autobuses en Mashtal, área con mayoría chiíta al sureste de Bagdad, matando a 11 e hiriendo a 51, informó la policía.

Aparte de las víctimas de los atentados en Hilla y Bagdad, al menos otras 23 personas fueron asesinadas en todo el país. Además, 56 cadáveres, muchos de ellos con señales de tortura, fueron arrojados en tres ciudades iraquíes, 45 de ellas tan sólo en Bagdad.

También el domingo, hombres armados secuestraron al viceministro de Salud de su casa en la parte norte de Bagdad, informaron el ejército y la policía Iraquí. Dijeron que los hombres armados portaban uniformes de policía y llegaron en siete vehículos para secuestrar a Ammar al-Saffar, quien es chiíta.

Al-Saffar fue secuestrado casi una semana después que individuos armados, sospechosos de pertenecer a una milicia chiíta, secuestraron a decenas de personas de una oficina del Ministerio de Educación Superior en Bagdad. Ese ministerio es en su mayoría sunita. Vestían uniformes de policía.

En el sur de Irak, las fuerzas de seguridad que buscaban a cinco contratistas de seguridad privada, cuatro estadounidenses y un austríaco, secuestrados cerca de la frontera con Kuwait, detuvieron a cerca de 200 presuntos insurgentes, informó la policía el domingo. El mayor general de la policía, Alí al-Moussawi dijo no se halló a ninguno de los rehenes.

Miembros de las familias identificaron a uno de los rehenes estadounidenses como Jonathon Cote, de 23 años, nativo de Getzville, Nueva York. Trabajó como guardia de seguridad para Crescent Security Group, dijo su madrastra. Miembros de su familia hablaron a The Associated Press anónimamente por temor a comprometer la seguridad de Cote. Un segundo rehén fue identificado a fines de la semana pasada como Paul Reuben, 39, un ex policía de un suburbio de Mineápolis, Minnesota.

En uno de los más importantes adelantos diplomáticos desde la deposición de Hussein, una restauración de contactos entre Damasco y Bagdad fue vista como un medio de convencer a Damasco de ejercer un control más estricto de su frontera.

también te puede interesar