Internacionales

Bush consulta con líderes sobre estrategia en Corea del Norte

Hanoi, Vietnam – Cabildeando con líderes mundiales, el presidente estadounidense George W. Bush consiguió apoyo para presionar a la desafiante Corea del Norte con el fin de demostrar que habla seriamente cuando dice que Pyongyang debe desmantelar su programa de armas atómicas. Bush buscaba el domingo consejo de China y Rusia

Redacción Central |

Hanoi, Vietnam – Cabildeando con líderes mundiales, el presidente estadounidense George W. Bush consiguió apoyo para presionar a la desafiante Corea del Norte con el fin de demostrar que habla seriamente cuando dice que Pyongyang debe desmantelar su programa de armas atómicas. Bush buscaba el domingo consejo de China y Rusia

El mandatario usó una cumbre de 21 países de la cuenca del Pacífico para consultar individualmente con los líderes de otras cuatro naciones involucradas con Corea del Norte en conversaciones sobre desarme, estancadas desde hace más de un año pero ahora a punto de reanudarse.

Se esperaba que esas conversaciones consiguieran la aprobación de cada uno de los 21 participantes en la reunión anual del foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés).

Dos semanas después de que la reciente derrota electoral debilitara su mandato, Bush enfrentó las preguntas de sus colegas en la cumbre en torno a la mayoría que obtuvieron los demócratas en el Congreso, y el mensaje de desaprobación sobre la guerra en Irak.

“El, por supuesto, les aseguró que, en términos de política exterior de Estados Unidos, está firme en sus opiniones y continuará su política exterior en la misma línea como ha estado haciendo hasta ahora”, informó el consejero de Seguridad Nacional, Steve Hadley.

En Vietnam, Bush estará tratando de alentar significativamente la tolerancia religiosa. El presidente y su esposa, Laura, asistirían posteriormente al servicio religioso en la iglesia de Cua Bac, una basílica construida hace más de un siglo por los franceses. Los Bush se reunirán con cerca de 500 fieles, la mitad católicos, la otra mitad protestantes.

Inmediatemente después, Bush volverá a adentrarse en cuestiones diplomáticas sobre seguridad nuclear. Se reuniría con el presidente Hu Jintao de China, cuyo país ejerce más influencia sobre Corea del Norte que cualquier otra nación. También se espera que los dos líderes discutan las crecientes tensiones sobre comercio entre Washington y Beijing y las preocupaciones de Estados Unidos sobre el gran presupuesto militar de China.

Pyongyang también estará en la agenda para más tarde, ese mismo día, cuando Bush se reuna con el presidente ruso Vladimir Putin. Pese a que los dos líderes tienen diferencias agudas, están celebrando un acuerdo para permitir a Rusia ingresar a la Organización Mundial de Comercio.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores Sergey Lavrov, quien enfatizó que el mundo debe actuar con firmeza pero “con extremo cuidado” en su enfoque al programa atómico de Corea del Norte, dijo que el comunicado de la cumbre a ser emitido el domingo no irá más allá _y de hecho repetirá_ la resolución reciente del Consejo de Seguridad de la ONU en torno al programa nuclear del país asiático.

Para deleite de Bush, China y Rusia apoyaron las sanciones contra Corea del Norte por llevar a cabo su prueba atómica el 9 de octubre desafiando los llamados de la comunidad internacional. Pero Washington está preocupado de que el apoyo por llevar a cabo las sanciones podría ser debilitado por la declaración de Pyongyang de que está dispuesto a regresar a las conversaciones sobre desarme.

también te puede interesar