Internacionales

Se reabre conflicto petrolero en Argentina al fracasar acuerdo

Buenos Aires – El conflicto entre el Gobierno, las empresas y los sindicalistas del área del petróleo y gas se reabrió este viernes al fracasar un acuerdo preliminar de mejoras salariales y confirmarse una huelga que paraliza la producción en dos provincias del sur de Argentina

Redacción Central |

Buenos Aires – El conflicto entre el Gobierno, las empresas y los sindicalistas del área del petróleo y gas se reabrió este viernes al fracasar un acuerdo preliminar de mejoras salariales y confirmarse una huelga que paraliza la producción en dos provincias del sur de Argentina

El diferendo había afectado la exportación de gas natural a Chile, pero este viernes comenzaba a normalizarse el fluido en los grandes ductos chilenos, aunque a un menor ritmo que el normal, dijeron fuentes de la Comisión Nacional de Energía de Chile.

Las negociaciones por el conflicto salarial se trabaron luego de que los trabajadores petroleros de las provincias patagónicas (sur) de Santa Cruz y Chubut rechazaron una oferta empresarial y decidieron continuar con la huelga iniciada la noche del martes.

Representantes de las partes se disponían el viernes a regresar a la mesa de negociación en una reunión en el Ministerio de Trabajo, indicó Mario Mansilla, secretario general del sindicato petrolero de Chubut.

El dirigente sindical dijo que los trabajadores en huelga permanecían este viernes frente a los yacimientos en Chubut “calmos y pacientes pese a estar en la intemperie por tercer día consecutivo”, y descartó cualquier “ataque a las herramientas de trabajo” por parte de los obreros.

Los trabajadores reclaman la eliminación del impuesto a las ganancias sobre vianda, transporte y horas extras, rubros que componen una parte sustancial del salario de los petroleros, que promedia los 5.000 pesos (1.600 dólares), según el sindicalista.

El Gobierno concedió anular la retención de ganancias sobre viajes y alimentación y el diputado oficialista y abogado laboralista Héctor Recalde, presentó un proyecto de ley en el Congreso para ratificar esa decisión.

El Gobierno se involucró de lleno en el conflicto ya que participaron en diferentes instancias de las negociaciones los ministros de Planificación, Julio De Vido; de Trabajo, Carlos Tomada; y de Economía, Felisa Miceli.

La propuesta oficial fue saludada por los sindicalistas pero trasladaron el reclamo al sector empresario al que pidieron que se haga cargo del impuesto ganancial sobre las horas extras.

Este reclamo fue rechazado por los industriales que lo consideraron “un antecedente peligroso”.

Las empresas propusieron a cambio pagar una suerte de compensación de 1.000 pesos (321 dólares) por año a cada trabajador.

La propuesta que en principio parecía llevar el conflicto a buen puerto, finalmente fue rechazada por los trabajadores de Chubut y Santa Cruz.

“El Gobierno ha cumplido con nosotros pero faltan los empresarios”, dijo este viernes Mansilla.

El líder sindical acusó a los empresarios de “no querer hacer absolutamente nada (para resolver el conflicto) y de (querer) seguir teniendo ganancias”.

Las compañías “no tienen ningún empacho en dilatar las situaciones, no les interesa nada de la producción, no quieren tener responsabilidades”, insistió el dirigente.

Mansilla advirtió que el gobierno debería “empezar a ver a los empresarios con otros ojos”.

En cambio, la oferta oficial había sido aceptada por los trabajadores petroleros de Neuquén (sur) y Río Negro (sur), las otras dos provincias que estaban en el conflicto y que proveen la mayor parte del gas del país.

En estos dos distritos, la huelga se levantó horas después de lanzada lo que permitió ir normalizando el suministro de gas en Argentina y los envíos a Chile.

también te puede interesar