Internacionales

Fracasa reapertura de la universidad de Oaxaca

Oaxaca – Las clases fueron reanudadas el lunes en una universidad pública de Oaxaca ocupada por opositores al gobierno regional, pero los cursos quedaron de pronto suspendidos de nuevo luego de discusiones entre estudiantes a favor y en contra de la protesta

Redacción Central |

Oaxaca – Las clases fueron reanudadas el lunes en una universidad pública de Oaxaca ocupada por opositores al gobierno regional, pero los cursos quedaron de pronto suspendidos de nuevo luego de discusiones entre estudiantes a favor y en contra de la protesta

Grupos de izquierdistas establecieron su cuartel general en la universidad principal del estado de Oaxaca el mes pasado después que la policía los expulsó de la plaza principal de la capital regional. Los opositores habían ocupado el centro de la ciudad de Oaxaca desde mayo en un intento por forzar la renuncia del gobernador estatal Ulises Ruiz.

Algunos estudiantes se quejaron el lunes de que eran intimidados por manifestantes embozados, que acusaban de «traidores» a quienes acudían a las aulas.

«En serio, la gente con máscara me asusta. Mejor me voy a casa», dijo Bertha Orozco sobre la situación en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Manifestantes izquierdistas también dicen que temen por su seguridad debido a los ataques a tiros casi cotidianos en su contra, los cuales atribuyen a grupos armados progubernamentales que merodean por la universidad en automóviles y camiones.

Un estudiante opositor fue herido en el cuello a principios de mes y permanece hospitalizado.

El vocero de la universidad Carlos Pazarán dijo que habría clases hasta que estén garantizadas las condiciones de seguridad.

Al menos nueve personas han muerto desde agosto por la violencia en Oaxaca, lo cual ha estremecido al gobierno saliente del presidente Vicente Fox.

A principios de este mes, 30 personas resultaron heridas durante enfrentamientos entre policías federales y manifestantes después que los agentes intentaron retirar las barricadas de los opositores en una calle cercana a la universidad.

El rector Francisco Martínez y el secretario mexicano de Gobernación (interior) Carlos Abascal prometieron el lunes que garantizarían la seguridad de los 36.000 estudiantes, aunque Martínez dejó en claro que la policía no sería bienvenida en el campus. La policía federal tiene prohibido entrar según una ley diseñada para proteger la libertad académica.

La protesta en Oaxaca comenzó en mayo con una huelga de profesores de escuelas públicas que exigían aumento salarial. El movimiento se convirtió en una campaña para pedir la renuncia de Ruiz luego que la policía bajo el mando del gobernador dispersó violentamente una manifestación de los maestros.

Desde entonces, grupos de izquierdistas, indígenas y estudiantes se han sumado a los manifestantes, que acusan a Ruiz de llegar al poder en el 2004 mediante fraude electoral y de enviar a grupos de sicarios armados para matar e intimidar a sus adversarios.

También el lunes, padres de familia y profesores abrieron nuevas escuelas primarias y secundarias que se incorporaron a las decenas de planteles que han vuelto a funcionar pese a la huelga de profesores.

también te puede interesar