Internacionales

Un nueva jornada violenta deja al menos 61 muertos en Irak

Bagdad – Al menos 54 iraquíes murieron el domingo en una serie de ataques en Bagdad y siete soldados de la coalición fallecieron en Irak, mientras que el primer ministro, Nuri al Maliki, llamó a llevar a cabo una remodelación completa del gobierno

Bagdad
El cielo de Bagdad se llena de humo tras explosiones en el centro de la ciudad, en las que al menos 52 iraquíes murieron. | AFP

Redacción Central |

Bagdad – Al menos 54 iraquíes murieron el domingo en una serie de ataques en Bagdad y siete soldados de la coalición fallecieron en Irak, mientras que el primer ministro, Nuri al Maliki, llamó a llevar a cabo «una remodelación completa del gobierno»

La capital iraquí fue este domingo el objetivo de varias explosiones, la más mortífera de las cuales provocó la muerte de 35 reclutas que se encontraban en un centro de alistamiento de la policía cuando fueron blanco de un atentado suicida. Otras 60 personas resultaron heridas.

«Dos kamikazes hicieron explotar su carga cuando los reclutas estaban reunidos en un centro de reclutamiento de la policía nacional» en Al Qadissya, un barrio del oeste de la capital, informó una fuente de seguridad.

Las fuerzas de seguridad iraquíes, tanto policías como militares, son blancos frecuentes de los rebeldes armados que desafían a la autoridad del Estado.

En conjunto, 310.000 iraquíes se encuentran al servicio de las fuerzas del orden, un número que Estados Unidos espera acrecentar y entrenar de manera acelerada.

Otras 19 personas murieron en siete atentados más cometidos en la capital, donde se redobló la intensidad de la violencia a pesar de la presencia de decenas de miles de policías iraquíes y soldados estadounidenses que patrullan la ciudad, de seis millones de habitantes.

Además, en la capital iraquí se encontraron los cuerpos de 22 personas asesinadas, algunas con signos de torturas.

Cuatro soldados británicos murieron y otros tres resultaron gravemente heridos cuando atacaron su embarcación, que patrullaba el canal Shatt al Arab, cerca de Basora, en el sur de Afganistán, anunció el domingo el ministerio británico de Defensa en Londres.

Desde la invasión de Irak en marzo de 2003 han muerto 125 soldados británicos en el país.

El ejército estadounidense, por su parte, anunció el domingo la muerte de tres soldados, que sucumbieron a las heridas recibidas durante una «acción enemiga» en la provincia de Al Anbar, foco de la insurrección sunita, lo que eleva a 2.844 el número de militares estadounidenses fallecidos en Irak desde marzo de 2003, según un recuento de la AFP basado en las cifras del Pentágono.

En este contexto, el primer ministro Nuri al Maliki realizó una sorprendente petición para llevar a cabo una remodelación «completa» del gobierno.

«El primer ministro llamó a una remodelación completa del gobierno, en función de la situación actual del país», según un comunicado emitido por su oficina y publicado a la salida de una sesión a puerta cerrada en el Parlamento iraquí.

Además, Maliki, chiita, criticó a los diputados del Frente de la Concordia, la principal coalición sunita, que el 8 de noviembre amenazaron con abandonar el gobierno y «tomar las armas» si no se desmantelaban las milicias y no se repartían mejor los poderes políticos.

Los rumores sobre la remodelación gubernamental recorren Irak desde hace varios meses, sobre todo por la degradación de la seguridad.

No obstante, hicieron falta más de seis meses de sesiones parlamentarias para formar el gobierno de unidad nacional de Maliki, salido de las elecciones del 15 de diciembre de 2005, aunque no fue investido hasta junio de 2006, tras difíciles negociaciones entre los distintos grupos políticos.

El gobierno de Maliki consta de 37 ministros y secretarios de Estado, con predominio de los que pertenecen a la Alianza Unificada Iraquí (AUI, chiita).

también te puede interesar