Internacionales

Primera dama de Argentina posible candidata para las elecciones presidenciales de 2007

BUENOS AIRES – La senadora Cristina Fernández, primera dama de Argentina, es crecientemente mencionada por encumbrados políticos oficialistas como eventual candidata para las elecciones presidenciales de 2007, en caso de que su esposo, Néstor Kirchner, desista de postularse para un nuevo mandato

Cristina Fernández de Kirchner
Senadora argentina Cristina Fernández de Kirchner durante un discurso el 23 de octubre de 2005. La mujer del presidente argentino Néstor Kirchner suena como posible candidata del oficialismo a la presidencia de Argentina. | AFP

Redacción Central |

BUENOS AIRES – La senadora Cristina Fernández, primera dama de Argentina, es crecientemente mencionada por encumbrados políticos oficialistas como eventual candidata para las elecciones presidenciales de 2007, en caso de que su esposo, Néstor Kirchner, desista de postularse para un nuevo mandato

«Es un poco prematuro hablar de estas cosas, pero siempre he dicho que Cristina es una mujer singular dentro del espectro político argentino y tiene todas las condiciones para ser una muy buena presidente», dijo este sábado Alberto Fernández, jefe de gabinete y mano derecha de Kirchner.

El ministro coordinador se convirtió así en el funcionario de más alto rango en dar un tácito aval a una eventual postulación de Cristina Fernández, al cabo de una semana en que varios políticos oficialistas se pronunciaron en términos similares.

Alberto Fernández aclaró, sin embargo, que el propio Kirchner, quien según las encuestas goza de un respaldo popular cercano a 70 por ciento, aún debe decidir si se postula para un nuevo mandato de cuatro años.

«Está claro que al presidente la Constitución lo faculta para la reelección y él deberá decidir qué quiere hacer», dijo el funcionario.

Hace dos semanas, en la nordestina provincia de Misiones, una elección de convencionales constituyentes convocada para una reforma que permitiera la reelección del gobernador Carlos Rovira, aliado de Kirchner, resultó en un rotundo éxito del «no» promovido por un obispo católico y respaldado por todo el arco opositor.

En la semana posterior otros dos gobernadores afines al mandatario, Eduardo Fellner, en la empobrecida Jujuy (Norte), y Felipe Solá, en la rica Buenos Aires (este), renunciaron públicamente a sus proyectos para seguir en los respectivos gobiernos, siguiendo recomendaciones del propio Kirchner.

«El Gobierno ha entendido que esto es lo que debe hacerse y está siendo bien recibido por la gente», dijo este sábado el jefe de gabinete.

El propio Kirchner sugirió el viernes, en un acto político, que su gestión concluirá el 10 de diciembre de 2007.

El empresario, diputado y líder del opositor «Compromiso para el Cambio», Mauricio Macri, un posible candidato de una alianza de derecha, opinó el sábado que sería «más fácil» ganar al oficialismo si la candidata fuera la primera dama, pero se mostró escéptico sobre la posibilidad de que Kirchner no se presente.

«Si no está él (Kirchner), la figura del Gobierno decae. Sin dudas, es más fácil ganarle a Cristina. Pero me cuesta creer que será la candidata», expresó Macri.

La primera dama acaba de protagonizar la semana política al presentar en el Senado un proyecto de ley para reducir de nueve a cinco el número de miembros de la Corte Suprema de Justicia.

La iniciativa concitó rápidamente una unánime aceptación entre líderes y legisladores de la oposición, juristas y los propios jueces del tribunal.

El ministro Fernández celebró el apoyo recibido por la iniciativa, de la que afirmó que apunta «a jerarquizar institucionalmente al máximo tribunal del país», subrayó.

también te puede interesar