Internacionales

Cuba: Pueblo de EEUU demostró en urnas que no quiere mentiras

LA HABANA – El canciller Felipe Pérez Roque consideró la derrota legislativa de los republicanos en Estados Unidos esta semana como el fin del concepto fascistoide del actual gobierno del presidente George W. Bush y una muestra de rechazo de los ciudadanos norteamericanos a las mentiras de la Casa Blanca en torno al terrorismo

Felipe Peréz Roque
El canciller cubano Felipe Pérez Roque habla durante una entrevista con la AP, el lunes 6 de noviembre de 2006, en La Habana, Cuba. | AP

Redacción Central |

LA HABANA – El canciller Felipe Pérez Roque consideró la derrota legislativa de los republicanos en Estados Unidos esta semana como el fin del concepto «fascistoide» del actual gobierno del presidente George W. Bush y una muestra de rechazo de los ciudadanos norteamericanos a las mentiras de la Casa Blanca en torno al terrorismo

«No debe desconocerse que esta victoria de los demócratas significa una fuerte derrota para Bush y el grupo ultraconservador que llegó con él al poder. Significa señales de toma de conciencia del pueblo norteamericano sobre cómo se le ha estado mintiendo», dijo el jueves el funcionario.

Pérez Roque se presentó junto con algunos colaboradores en el programa televisivo Mesa Redonda, en el cual las autoridades de la isla suelen fijar posiciones sobre temas importantes.

Las políticas agresivas y hostiles de Bush con el mundo entero, los escándalos de corrupción de su administración sepultaron al mandatario estadounidense y a su equipo de «ultraconservadores», explicó el canciller, quien recordó que se usaron como argumentos de la guerra en Irak la supuesta lucha contra el terrorismo y hasta la existencia de armas de destrucción masiva en manos de Bagdad, luego desmentida.

«Ha sido recibida con satisfacción de manera casi unánime en el mundo la derrota de Bush», comentó el jefe de la diplomacia isleña.

Sin embargo, alertó a «no hacerse demasiadas expectativas« con los demócratas puesto que, dijo, éstos también reflejan los intereses de los dominantes y los poderosos de los Estados Unidos, donde para ser senador o representante se requieren fortunas que no tienen los trabajadores.

Esta semana se sumaron también a las malas noticias para del equipo de la Casa Blanca el triunfo de una moción de condena a las sanciones estadounidenses contra la Cuba en Naciones Unidas apoyada por 183 naciones contra cuatro, e incluso la victoria del candidato sandinista Daniel Ortega en Nicaragua, reflexionó Pérez Roque.

también te puede interesar