Internacionales

Culmina Cumbre Iberoamericana de Montevideo con consenso sobre migración

Montevideo – La XVI Cumbre Iberoamericana concluye este domingo con un consenso para defender los derechos de los emigrantes, una crítica a la construcción de un muro en la frontera entre Estados Unidos y México, y avances en las relaciones bilaterales entre Uruguay y Argentina, y Chile con Bolivia

Jefes de Estado y de Gobierno y Ministros posan en la fotografía
Los jefes de Estado y de Gobierno y Ministros posan en la fotografía de familia de la XVI Cumbre Iberoamericana, en el Cabildo de Montevideo | EFE

Redacción Central |

Montevideo – La XVI Cumbre Iberoamericana concluye este domingo con un consenso para defender los derechos de los emigrantes, una crítica a la construcción de un muro en la frontera entre Estados Unidos y México, y avances en las relaciones bilaterales entre Uruguay y Argentina, y Chile con Bolivia

«Los debates (de los plenarios) fueron una confirmación de que el documento (Compromiso de Montevideo) goza del apoyo de todos los jefes de Estado», dijo el titular de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), Enrique Iglesias.

En conferencia de prensa, el presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que «el gran acuerdo que hemos conseguido en la Cumbre sobre inmigración tiene que ver con el reconocimiento de la legalidad, de los flujos migratorios legales como el camino que hay que transitar».

Esto «unido a lo que representan las expectativas de desarrollo y por tanto, los mayores esfuerzos en educación, en salud, en empleo, que exigen muchos países de Latinoamérica y con mucha razón», agregó.

Rodríguez Zapatero instó luego en el último plenario a dar «proyección internacional» a la comunidad iberoamericana, y a que el Sistema de Integración Centroamericano y la Comunidad Andina de Naciones alcancen prontos acuerdos con la Unión Europea.

Lamentó el atraso en las negociaciones Mercosur-UE, y lanzó un llamado a alcanzar un acuerdo.

El Compromiso de Montevideo sobre Migraciones y Desarrollo insta a respetar los derechos humanos de los migrantes, a no estigmatizarlos, y llama a los países de origen, tránsito y destino a «asumir la responsabilidad que les corresponde».

El documento, una copia del cual obtuvo la AFP, fue aprobado el viernes a nivel de cancilleres, antes de que se inaugurara la Cumbre.

El texto subraya «la importancia del fortalecimiento del multilateralismo» y rechaza «toda acción unilateral o coercitiva de efecto internacional que atente contra el clima de diálogo y contra las normas de respeto mutuo en materia migratoria».

No obstante, reconoce «la potestad de los Estados de establecer controles migratorios y de permanencia (…) bajo ciertas condiciones», al tiempo que señala que «el racismo, la xenofobia y toda forma de discriminación contra los migrantes y sus familiares son incompatibles con los derechos humanos, la democracia y el Estado de derecho».

También reconoce «la importancia de la contribución del trabajo de los migrantes al crecimiento de las economías de los países de acogida y de origen», y rechaza que las remesas sean «catalogadas como ayuda oficial al desarrollo».

Por otra parte, se rubricarán una serie de comunicados especiales, entre ellos uno que rechaza la construcción por parte de Estados Unidos de un muro en su frontera con México, y otro contra el «bloqueo» contra Cuba, en referencia al embargo impuesto por Washington contra la isla en 1961.

En paralelo a la cumbre, Bolivia y Chile, y Argentina y Uruguay plantearon en Montevideo sendos problemas bilaterales.

Morales y Bachellet se reunieron para discutir sobre el reclamo boliviano de una salida al océano Pacífico, y luego en el plenario el jefe de Estado boliviano propuso que la comunidad iberoamericana acompañe las negociaciones.

Por otra parte el rey Juan Carlos de España aceptó actuar como «facilitador» entre Uruguay y Argentina en el conflicto por la construcción de una planta productora de pasta de celulosa que Buenos Aires considera como contaminante.

Tanto Buenos Aires como Montevideo aceptaron a priori la gestión del Rey.

En tanto, la Declaración de Montevideo, el texto final de la Cumbre, que también suscribirán los mandatarios iberoamericanos, llama a «seguir luchando contra la desigualdad, el hambre y la pobreza», designa a 2007 como el año de la Alfabetización y propone un frontal combate al terrorismo, al narcotráfico y a la trata de personas.

El texto pone de relieve la importancia de estos objetivos por considerar que los mencionados factores «pueden comprometer la democracia y limitar el ejercicio efectivo de los derechos ciudadanos», al tiempo que instaron al diálogo de civilizaciones con el Islam.

(Visited 4 times, 1 visits today)

también te puede interesar