Internacionales

Cumbre Iberoamericana advierte peligro de construir muros

MONTEVIDEO – Los presidentes y representantes de 22 naciones coincidieron el sábado en rechazar toda criminalización de la migración y advirtieron sobre los peligros y perjuicios de adoptar medidas unilaterales, como la valla que EEUU planea construir en la frontera con México, durante la primera sesión de la XVI Cumbre Iberoamericana

XVI Cumbre Iberoamericana
Los jefes de Estado y de Gobierno presentes en Montevideo para la XVI Cumbre Iberoamericana escuchan el himno de Uruguay durante la ceremonia de apertura celebrada en el Teatro Solís de la capital uruguaya | EFE

Redacción Central |

MONTEVIDEO – Los presidentes y representantes de 22 naciones coincidieron el sábado en rechazar toda «criminalización» de la migración y advirtieron sobre los peligros y perjuicios de adoptar medidas unilaterales, como la valla que EEUU planea construir en la frontera con México, durante la primera sesión de la XVI Cumbre Iberoamericana

El presidente mexicano Vicente Fox calificó la decisión del gobierno estadounidense como «torpe, poco inteligente y acción netamente electorera», en la que fue su segunda exposición del día en el plenario de la cumbre, que tiene como lema «Migración y Desarrollo».

Según analistas, la medida le da a los candidatos republicanos a las elecciones legislativas del 7 de noviembre una plataforma electoral para demostrar su fortaleza en la lucha contra la inmigración ilegal.

El polémico vallado de 1.100 kilómetros que Estados Unidos construirá en la frontera para frenar la inmigración ilegal se ha convertido en el tópico central del encuentro iberoamericano, devaluado por la ausencia de ocho presidentes sobre 22 invitados, el menos concurrido de la historia, pese a tratar un tema clave para la región, con 25 millones de emigrantes.

«El muro en la frontera de México y las cacerías de emigrantes que allí (en Estados Unidos) tienen lugar es una prueba del desprecio que sienten los poderosos por todos los que no lo son, aún si esos gobiernos son sus aliados», dijo el vicepresidente de Cuba, Carlos Lage.

«Se criminaliza la inmigración de sur a norte. Cuando era al revés, no había muros, no había deportaciones», afirmó el presidente de Bolivia, Evo Morales.

Según un estudio elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el número de migrantes latinoamericanos se incrementó notablemente en los últimos años: de 21 millones en el 2000, pasaron a 25 millones en el 2005, el 13% del flujo migratorio mundial.

La mayoría elige como destinos Estados Unidos y España, mientras que unos tres millones migran dentro de la región, principalmente a Argentina, Costa Rica y Venezuela.

«Será con puentes y no con muros que construiremos una sociedad global más humana y solidaria», opinó el canciller brasileño Celso Amorim, único representante de su gobierno en la cumbre por ausencia del presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

Otro ausente de renombre fue el líder venezolano Hugo Chávez, quien se excusó de participar por compromisos en su país, según informó la organización de la cumbre.

Fox, que entregará el poder el 1 de diciembre a Felipe Calderón, agradeció más temprano a sus colegas la firma de un resolución especial contra la iniciativa del gobierno estadounidense, la que consideraron «una medida unilateral, contraria al espíritu de entendimiento que debe caracterizar la atención de problemas comunes entre países vecinos» y piden sea revisada.

Por otra parte, los presidentes avanzaron en el «Consenso de Montevideo», por el cual se comprometen a «continuar garantizando el impacto positivo de las migraciones en nuestros países» y afirman que «el racismo, la xenofobia y toda forma de discriminación contra los migrantes y sus familias son incompatibles con los derechos humanos, la democracia y el estado de Derecho».

El documento incluye un párrafo especial para las remesas que envían los emigrantes latinoamericanos a sus países de origen, que en el 2006 alcanzarán los 60.000 millones de dólares.

«Debemos facilitar el envío de remesas, reduciendo su costo y garantizando el acceso a los servicios bancarios», sostiene el texto.

El marco de la cumbre fue también la posibilidad de abrir una vía de superación al conflicto que mantienen Argentina y Uruguay por la construcción de plantas de celulosa. Durante un encuentro bilateral, el presidente argentino Néstor Kirchner le propuso al rey Juan Carlos de España que actúe como «facilitador» de un diálogo con su colega uruguayo Tabaré Vázquez.

La propuesta fue aceptada por el monarca y el mandatario anfitrión.

Por su parte, el presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, propuso crear un «Fondo Iberoamericano para el acceso al agua potable» y otro para permitir el intercambio de estudiantes de la comunidad iberoamericana.

Los mandatarios continuarán las deliberaciones el domingo.

también te puede interesar