Internacionales

EEUU pide a Irán y Siria no intervenir en Líbano

WASHINGTON – La Casa Blanca advirtió este miércoles sobre una creciente evidencia de que Irán, Siria y la milicia Hezbolá están preparando planes para derrocar al gobierno de Líbano, declaraciones que fueron consideradas ridículas e infundadas por la embajada de Siria en Washington

Redacción Central |

WASHINGTON – La Casa Blanca advirtió este miércoles sobre una «creciente evidencia» de que Irán, Siria y la milicia Hezbolá están «preparando planes para derrocar» al gobierno de Líbano, declaraciones que fueron consideradas «ridículas» e «infundadas» por la embajada de Siria en Washington

«Estamos cada vez más preocupados por la creciente evidencia de que los gobiernos de Siria e Irán, Hezbolá, y sus aliados libaneses, están haciendo planes para derrocar al gobierno democráticamente electo de Líbano, liderado por el primer ministro Siniora», dijo el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow.

«Cualquier intento por desestabilizar al gobierno democráticamente electo de Líbano a través tácticas como demostraciones creadas y violencia, o con amenazas físicas a sus líderes, será, como mínimo, una clara violación de la soberanía de Líbano», y de las resoluciones de la ONU, agregó.

Snow no dio detalles ni describió la información que sostiene la acusación argumentando que ésta es clasificada.

Por su parte, la embajada de Siria en Washington calificó «ridículas» e «infundadas» las declaraciones de la Casa Blanca sobre un plan para derrocar al gobierno libanés.

«Es una pena que Estados Unidos, la superpotencia mundial, se esté rebajando con política tan mezquina», asegura un comunicado de la cancillería.

«Lo que está pasando en Líbano es un asunto puramente de política doméstica (…). Siria respeta totalmente la soberanía de Líbano y no interfiere en su política interna», añade.

Antes, Snow dijo en un comunicado que Damasco aparentemente esperaba terminar con los esfuerzos por crear un tribunal internacional que juzgue a los acusados de participar en el asesinato en 2005 del ex primer ministro libanés Rafiq Hariri.

«Cualquier esfuerzo como ese por eliminar el tribunal fallará, toda vez que la comunidad internacional pueda proceder con el establecimiento del mismo sin importar qué pase internamente en Líbano», dijo el portavoz.

«Estados Unidos está comprometido en trabajar con sus socios internacionales y el gobierno legítimo de Líbano para asegurar que el tribunal sea rápidamente establecido y que todos los responsables por el asesinato de Rafiq Hariri y otros patriotas libaneses desde 2005 sean llevados ante la justicia», añadió.

«El apoyo a un Líbano soberano, democrático y próspero es un elemento clave de la política estadounidense en Medio Oriente», continúa el comunicado.

El texto se emitió dos días después que el principal líder de la oposición libanesa Walid Jumblatt pidiera apoyo a Estados Unidos para la instauración de una corte internacional que juzgue a los sospechosos del asesinato de Hariri.

El líder se quejó notablemente de la oposición que ejerce el presidente libanés Emile Lahud al tribunal.

«Si alguien se opone a esta corte internacional significa que está cubriendo un crimen», dijo a la prensa Jamblatt, líder anti-sirio en el parlamento libanés, tras reunirse con la secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice.

Un borrador del texto del proyecto fue enviado a las autoridades libanesas por la ONU el 21 de octubre. El tribunal aún no ha sido aprobado por el Consejo de Seguridad del organismo mundial o por el gabinete y parlamento libaneses.

La idea de un tribunal internacional, que se reuniría fuera de Líbano por razones de seguridad, fue propuesta en marzo por el secretario general de la ONU, Kofi Annan.

Hariri fue asesinado el 14 de febrero de 2005 en un atentado con bomba masivo en la costa de Beirut, en el que murieron otras 22 personas..

Los comentarios de Snow se conocieron luego de que el líder de la milicia chiita Hezbolá, Hassan Nasrallá, acusó al gobierno de Líbano de promover la ocupación de su país por las fuerzas de la ONU tras el alto al fuego entre Israel y el grupo extremista.

La milicia pide la formación de un gobierno de unidad nacional y advierte que llevará manifestantes a las calles en caso de que no ocurra.

también te puede interesar