Internacionales

Concluyen las votaciones sin ganador para el Consejo de Seguridad de la ONU

Naciones Unidas – Las aspiraciones de Guatemala y Venezuela para ocupar un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU parecen casi aniquiladas, tras los resultados de la quinta jornada de votaciones que celebró hoy la Asamblea General.

Venezuela en ONU
Ni Venezuela ni Guatemala lograron hoy los votos necesarios en la Asamblea General de la ONU para ocupar un puesto no permanente en el Consejo de Seguridad en representación de Latinoamérica - Foto: EFE
| EFE

Redacción Central |

Naciones Unidas – Las aspiraciones de Guatemala y Venezuela para ocupar un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU parecen casi aniquiladas, tras los resultados de la quinta jornada de votaciones que celebró hoy la Asamblea General.

En la última ronda del día, la número 47 en total, Guatemala acaparó 101 votos, mientras que Venezuela obtuvo 78, pero ninguno de ellos logró los 122 que se requieren para lograr el cargo.

Las votaciones siguen la misma tónica que la semana pasada, por lo que cada vez son más los países que claman que ambos aspirantes busquen un candidato de compromiso.

Las expectativas están puestas ahora en la reunión que mantendrán mañana, miércoles, a las 10.30 hora local (15.30 GMT) el ministro de Exteriores de Guatemala, Gert Rosenthal, y su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro.

El encuentro, impulsado por el Grupo de Países de Latinoamérica y el Caribe de la ONU, es el segundo que mantendrán ambos cancilleres desde que se inició el pasado 16 de octubre el proceso de elección.

La idea es que debatan bilateralmente alternativas para destrabar el bloqueo, con lo que muchos piensan que de la reunión podría emerger un tercer candidato de consenso.

Rosenthal y Maduro se reunieron el jueves pasado, pero no pudieron alcanzar un acuerdo, básicamente por la negativa de Guatemala a retirarse de la contienda, decisión que cuenta con el respaldo del Parlamento de ese país centroamericano.

El embajador de Venezuela ante la ONU, Francisco Arias Cárdenas, manifestó que pese a la «petrificación» de los votos, el proceso de elección es una «lección positiva» para la Asamblea General, en la que los países pequeños no se han dejado amedrentar por la primera potencia mundial.

Para Venezuela, su batalla por lograr un escaño no es tanto una lucha contra Guatemala, al que considera un «país hermano», sino contra EEUU, al que acusa de haber realizado duras presiones a los miembros de la ONU para que no le voten.

«Es también una lección para los grandes países que tienen mucho dinero y cabezas atómicas de que es necesario la vida en democracia», declaró Arias.

El embajador de Venezuela reconoció que la votación es «inamovible» y que las posibilidades para su país de ganar son escasas, por lo que se mostró a favor de buscar un alternativa para presentarla a la Asamblea General.

En este sentido, instó a Guatemala a «definirse y aceptar una salida», así como anticipó que Venezuela sólo respaldará un país que «ayude al equilibrio del Consejo de Seguridad».

Caracas propuso la semana pasada a Bolivia como candidato «alterno», opción que descartaron Guatemala y otros países latinoamericanos, así como también expresó su apoyo a República Dominicana.

El país caribeño, que ha presentado su candidatura a un asiento no permanente en el Consejo para el bienio 2008/2009 en sustitución de Perú, se perfila como uno de los que tiene más oportunidades para emerger como candidato de consenso.

Sin embargo, un candidato de consenso implica la renuncia de Venezuela y Guatemala al asiento, y la aparición de un país que sea aceptado por ambas partes.

El embajador de Guatemala, Jorge Skinner, quien dijo que la jornada de votaciones de hoy serviría como “barómetro” sobre la tendencia de los votos, indicó el lunes que todavía no existen las condiciones para que su país abandone la carrera.

Así pues, se prevé que las votaciones continúen mañana, miércoles, por la tarde, en lo que se considera el proceso de elección más largo, después del protagonizado por Colombia y Cuba cuando aspiraron en 1979 a un mismo asiento en el Consejo de Seguridad.

En aquella ocasión, ambos países declinaron su candidatura tras 155 rondas de votaciones sin alcanzar la mayoría necesaria, y en enero de 1980 se eligió a México como candidato de compromiso.

también te puede interesar