Internacionales

Fuerzas de seguridad de EEUU comienzan a levantar el cerco a Ciudad Sadr

BAGDAD – Las fuerzas norteamericanas comenzaron a levantar los controles instaurados alrededor del bastión chiita de Ciudad Sadr, en el este de Bagdad, después de una solicitud al respecto del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, anunció un portavoz militar estadounidense el martes. «Sé que los retenes a lo largo de la calle Canal fueron […]

iraq
Una abuela iraquí aúpa a su nieto sin vida, Jaafar Mohammed, en la morgue local de Baquba, 60 kilómetros al norte de Bagdad - Foto: AFP | AFP

Redacción Central |

BAGDAD – Las fuerzas norteamericanas comenzaron a levantar los controles instaurados alrededor del bastión chiita de Ciudad Sadr, en el este de Bagdad, después de una solicitud al respecto del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, anunció un portavoz militar estadounidense el martes.

«Sé que los retenes a lo largo de la calle Canal fueron levantados y que esto se está abriendo, pero no puedo hacer comentarios sobre el resto de la acción de las fuerzas», dijo el teniente coronel Chris Garver.

La calle Canal se encuentra a lo largo del extremo sur de Ciudad Sadr, un barrio chiita pobre en el este de Bagdad habitado por aproximadamente 2,5 millones de personas donde varios miles de milicianos armados se encuentran cercados por las fuerzas norteamericanas e iraquíes desde mediados de la semana pasada.

El primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, había ordenado el martes que el cordón impuesto por las fuerzas iraquíes y norteamericanas alrededor del barrio chiita Ciudad Sadr, en Bagdad, fuese levantado antes de las 17H00 (14H00 GMT), según un comunicado oficial del gobierno.

Ciudad Sadr estaba paralizada el martes de mañana por una huelga general decretada por el grupo del jefe radical Moqtada Sadr para protestar contra el cerco de las tropas estadounidenses, instaurado hace algunos días.

«El primer ministro, comandante en jefe de las fuerzas armadas iraquíes, ordenó el levantamiento del bloqueo de Ciudad Sadr y la supresión de los retenes para permitir el acceso a ese barrio y a otras regiones de Bagdad antes de las 17H00», precisó dicho comunicado.

Los «retenes pueden ser restablecidos al anochecer mientras continúe la aplicación del toque de queda y en ciertos casos excepcionales, como durante operaciones destinadas a perseguir a los terroristas y los criminales», señaló dicho texto.

La decisión del gobierno parece un éxito para las milicias radicales chiitas de Moqtada Sadr, que protestan contra las medidas adoptadas alrededor de su bastión de Ciudad Sadr por las tropas norteamericanas e iraquíes, que buscan a un soldado estadounidense secuestrado el 23 de octubre. Las milicias habían decretado este martes una huelga general en Ciudad Sadr.

Un portavoz de Moqtada Sadr dijo el martes que el gobierno debía «pronunciarse claramente sobre lo que está sucediendo en Ciudad Sadr».

El llamado a la huelga, lanzado el lunes al anochecer en las mezquitas, convocó a la población a observar, hasta nueva orden, una huelga general en las escuelas, los comercios y las oficinas públicas, exceptuando los hospitales y el ministerio de Salud.

Nuevos actos de violencia se registraron el martes en Bagdad, donde tres civiles -dos hombres y una mujer- murieron el martes al estallar un coche bomba en el centro.

Por otra parte, el ejército iraquí detuvo al fotógrafo personal de Abu Mussab al Zarqaui, jefe de la organización Al Qaida en Irak, que murió en junio en un ataque estadounidense, anunció el martes el portavoz del ministerio de Defensa, el general Ibrahim Chaker.

«Detuvimos a Jaled al Hayani, el fotógrafo personal de Zarqaui, hace cuatro días en Baaquba, y en su casa encontramos importantes documentos y videos», dijo el portavoz.

Dos militares estadounidenses perdieron la vida el lunes en operaciones en Bagdad, anunció el martes la comandancia norteamericana.

Estas bajas llevan a 103 el número de militares muertos en Irak en octubre, el balance mensual más elevado desde enero de 2005.

En una entrevista publicada el martes en el diario francés Le Figaro, el presidente iraquí, Jalal Talabani, consideró que «en Irak hay un consenso entre las diferentes fuerzas políticas y sabemos que una retirada estadounidense inmediata tendría efectos catastróficos para nuestro país, para Oriente Medio y para el mundo entero», declaró el mandatario.

también te puede interesar