Internacionales

Maestros huelguistas en Oaxaca deliberan si regresan a clases

OAXACA – La policía federal expulsó a manifestantes y maestros en huelga del centro, donde permanecían desde hacía cinco meses, pero era incierto el lunes si más de un millón de escolares regresarían a clases en esta convulsionada capital estatal, cuyas calles están ocupadas por policías antimotines y sembradas de vehículos quemados. La ciudad colonial, […]

mexico
Estudiantes universitarios lanzan petardos - Foto: EFE | EFE

Redacción Central |

OAXACA – La policía federal expulsó a manifestantes y maestros en huelga del centro, donde permanecían desde hacía cinco meses, pero era incierto el lunes si más de un millón de escolares regresarían a clases en esta convulsionada capital estatal, cuyas calles están ocupadas por policías antimotines y sembradas de vehículos quemados.

La ciudad colonial, un popular destino turístico, se parecía a un campo de batalla. La policía controlaba el Zócalo, o plaza principal, mientras manifestantes izquierdistas recorrían las calles provistos de palos y bombas molotov. Los manifestantes anunciaron que realizarían nuevas marchas, y las fachadas de tiendas, cafés y hoteles, cubiertas de inscripciones, mostraban escasas señales de regreso a la normalidad.

El gobierno federal envió sus fuerzas a Oaxaca después que el sindicato de maestros aceptó regresar a clases el lunes, poniendo fin a una huelga que dejó sin clases a 1,3 millones de niños en este estado sureño. No estaba claro cómo la presencia policial afectaría el acuerdo. Algunos maestros pensaban dar clases, otros dijeron que permanecerían en sus casas.

«No estamos dispuestos a regresar (a trabajar) hasta que recibamos garantías por escrito» de la seguridad de los docentes, dijo Daniel Reyes, uno de los últimos maestros huelguistas en abandonar la plaza el domingo por la noche.

Durante la huelga, algunos maestros disidentes trataron de abrir las escuelas, y padres armados con palos y caños rechazaron a los manifestantes que intentaban impedir el acceso de los niños.

El domingo por la noche, los manifestantes decidieron abandonar el centro y reagruparse en la universidad. Prometieron continuar la lucha por la renuncia del gobernador Ulises Ruiz, al mismo tiempo que la policía desmantelaba las carpas que les sirvieron de cuartel durante meses de movilizaciones frecuentemente violentas.

Un manifestante fue muerto el domingo, cuando la policía federal tomó la ciudad por asalto, derribó barricadas y chocó con los movilizados. Los activistas dijeron a través de una radio local que habían hallado otro cadáver, aparentemente de un manifestante, pero no entraron en detalles. No se pudo confirmar esta segunda muerte.

El vocero de los activistas, Roberto García, dijo que unos 50 manifestantes fueron detenidos y que la policía allanaba las casas en busca de dirigentes de la protesta. La policía no lo confirmó.

Antes del amanecer del lunes, la policía arrancó los carteles de los manifestantes en la plaza y los usaron para envolverse en procura de calor porque los habían enviado sin sacos para dormir.

Hileras de policías antimotines de uniforme gris dormían en las aceras bajo los célebres arcos de la plaza, envueltos en carteles de tela que proclamaban el poder popular o exigían la renuncia del gobernador.

Otros encendían fogatas con cajones de madera, banderas y otros restos en la plaza que en tiempos normales está atestada de turistas estadounidenses y europeos.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!