Internacionales

Bush reconoce descontento en EEUU por guerra en Irak

WASHINGTON – El presidente George W. Bush reconoció el miércoles que está en aumento el descontento popular en Estados Unidos por la guerra en Irak, pero insistió en que sí es posible lograr la victoria

bush
El presidente George W. Bush habla durante una conferencia de prensa en el Salón Este de la Casa Blanca - Foto: AP | AP

Redacción Central |

WASHINGTON – El presidente George W. Bush reconoció el miércoles que está en aumento el descontento popular en Estados Unidos por la guerra en Irak, pero insistió en que sí es posible lograr la victoria

«Sé que muchos estadounidenses no están satisfechos con la situación en Irak», dijo el mandatario en conferencia de prensa en la Casa Blanca.

«Yo tampoco estoy satisfecho», añadió.

Sus declaraciones surgen mientras aumentan las críticas tanto de demócratas por republicanos, e incluso de militares al manejo de la guerra, y cuando faltan escasos 13 días para las elecciones legislativas.

Sin embargo, Bush insistió en que es crucial lograr la victoria en Irak como parte de la guerra mundial contra el terrorismo.

«Sí estamos ganando, y sí vamos a ganar, a menos que nos retiremos antes de tiempo», dijo el mandatario.

Bush dijo que a medida que la resistencia iraquí cambia su estrategia, también Estados Unidos está ajustando sus tácticas.

«Los norteamericanos no tienen intención alguna de tomar partido en una lucha sectaria o quedar entre dos fuegos (a merced de) facciones rivales», dijo.

Varios críticos han dicho que el gobierno arriesga colocarse en esa posición si compromete las fuerzas estadounidenses en una estadía de duración indefinida, en momentos en que el gobierno de Bagdad intenta alcanzar un acuerdo que satisfaga los intereses de tres sectores: la mayoría chiíta, y las minoría curda y sunita.

En otra parte de sus declaraciones, Bush señaló que «un cronograma fijo para la retirada significa, en mi opinión, una derrota».

Bush trató de buscar un terreno propicio para el avenimiento en términos de presionar a los iraquíes a aceptar más responsabilidades en el manejo del país.

«Hemos señalado con claridad que la paciencia de Estados Unidos no es ilimitada», dijo. Al mismo tiempo, «no presionaremos al gobierno iraquí más de lo que pueda soportar».

Bush habló en momentos en que las encuestas indican que ha crecido el porcentaje de estadounidenses que se oponen vigorosamente a la guerra, y que numerosos candidatos de su partido, el republicano, comienzan a mostrar impaciencia con su política en Irak.

Al comenzar la conferencia de prensa, Bush abandonó su tesitura previa y habló de manera concreta sobre las muertes en Irak.

«Se han registrado fuertes enfrentamientos, muchos combatientes enemigos han sido muertos o capturados, y hemos sufrido bajas», señaló. “Este mes hemos perdido a 93 soldados norteamericanos en Irak, la mayor cantidad desde octubre del 2005. Durante aproximadamente el mismo período, más de 300 efectivos de seguridad iraquíes han ofrendado sus vidas en la batalla. Los civiles iraquíes han sufrido una violencia incalificable a manos de terroristas, insurgentes, milicias ilegales, grupos armados, y criminales».

Al mismo tiempo, Bush eludió la cuestión de si las elecciones del 7 de noviembre podrían ser consideradas un referéndum sobre la guerra.

«Las elecciones son un referéndum sobre qué partido tiene un plan para que la economía crezca, y qué partido tiene un plan para que el pueblo de Estados Unidos esté más seguro», declaró el presidente.

«Si tenemos éxito en Irak, el país está más seguro. Si no tenemos éxito en Irak, el país está menos seguro», indicó Bush.

también te puede interesar