Internacionales

Bush admite parecido de guerras en Irak y Vietnam pero rehúsa retirar tropas

WASHINGTON – El presidente estadounidense George W. Bush rehusó este jueves retirar las tropas de su país de Irak hasta tanto los terroristas sean derrotados, un día después de admitir por primera vez una posible analogía entre el conflicto iraquí y la guerra en Vietnam.

George W. Bush
El presidente George W. Bush camina por la Casa Blanca, Washington - Foto: AP
| AP

Redacción Central |

WASHINGTON – El presidente estadounidense George W. Bush rehusó este jueves retirar las tropas de su país de Irak hasta tanto «los terroristas sean derrotados», un día después de admitir por primera vez una posible analogía entre el conflicto iraquí y la guerra en Vietnam.

«Nuestro objetivo en Irak es claro y firme. Nuestro objetivo es la victoria», señaló Bush durante un acto en respaldo a la candidatura del legislador republicano Don Sherwood en Pennsylvania.

«No sacaremos las tropas de Irak hasta que los terroristas sean derrotados», dijo Bush, a pesar de reconocer el miércoles que la escalada de violencia en Irak «podría» compararse a la histórica Ofensiva del Tet, considerada punto de inflexión en la visión del conflicto por la opinión pública estadounidense.

En 1968, la capacidad de las fuerzas comunistas para montar una operación como la Ofensiva del Tet, conducida por el Vietcong y el ejército norvietnamita contra las tropas survietnamitas y estadounidenses, arruinó las esperanzas norteamericanas de una victoria rápida y reforzó en Estados Unidos la oposición a la guerra.

Pero el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, aclaró este jueves que «el presidente no hizo más que repetir lo que había dicho antes, es decir que los terroristas intentan explotar las imágenes y servirse de los medios de comunicación para influir sobre la opinión pública en Estados Unidos».

«No pensamos que haya habido un punto de inflexión», dijo. «El presidente está decidido a que eso no pase con Irak, porque ustedes tienen un presidente decidido a ganar», agregó.

La escalada de violencia actual en Irak se produce en un contexto electoral en Estados Unidos, antes de las elecciones legislativas del 7 de noviembre que definirán el control en el Congreso estadounidense. El opositor Partido Demócrata tiene esperanzas de ganar en base a una guerra impopular y a la baja popularidad de Bush en las encuestas.

«Es posible, aunque no tenemos una visión clara dentro de la mente de los terroristas, es posible que estén tratando ahora de usar la violencia para influir en las elecciones», dijo Snow.

«Pero la única cosa sobre la cual nadie debe tener dudas es que vamos a ganar», agregó.

Bush reconoció la semejanza entre el conflicto en Irak y la guerra en Vietnam el miércoles en una entrevista con la cadena ABC. «Podría tener razón», dijo ante una pregunta sobre la afirmación del editorialista Thomas Friedman, quien en ese día en el diario The New York Times comparó los ataques rebeldes contra las fuerzas estadounidenses e iraquíes con la gran operación militar del Vietcong en 1968.

«El nivel de violencia ciertamente aumentó» en Irak, declaró Bush.

Pero el mandatario refutó la idea de que cada día su gobierno se aleje más de su objetivo de un Irak capaz de autogobernarse y autodefenderse. Y volvió a rechazar una retirada prematura de las tropas estadounidenses.

En su columna, Friedman dijo que los actuales «yihadistas» en Irak redoblan los ataques para sacar el mayor provecho del contexto electoral estadounidense, como los comunistas en el Vietnam de 1968.

Bush reconoció la brutalidad en Irak en las últimas semanas, cuando murieron unos 70 soldados estadounidenses. Desde la invasión en marzo de 2003, el ejército norteamericano perdió a más de 2.770 soldados en Irak.

Según Bush, el éxito o fracaso de su estrategia está en la facultad de los iraquíes de defenderse por sí mismos, y del gobierno del primer ministro iraquí Nuri al Maliki de «tomar las difíciles decisiones necesarias para la unificación del país».

también te puede interesar