Internacionales

Marcha en Buenos Aires por testigo desaparecido hace un mes

BUENOS AIRES – Convocadas por grupos de derechos humanos y organizaciones sociales y sindicales, miles de personas marcharon el miércoles a la Plaza de Mayo para reclamar la aparición con vida de un testigo desaparecido hace un mes, el cual es clave en el juicio contra un represor de la dictadura

Argentina protestas
|

Redacción Central |

BUENOS AIRES – Convocadas por grupos de derechos humanos y organizaciones sociales y sindicales, miles de personas marcharon el miércoles a la Plaza de Mayo para reclamar la aparición con vida de un testigo desaparecido hace un mes, el cual es clave en el juicio contra un represor de la dictadura

Jorge Julio López, un albañil de 77 años, fue uno de los principales testigos del juicio contra el ex subjefe de la policía de la provincia de Buenos Aires, Miguel Etchecolatz, que culminó con su condena a cadena perpetua.

Pero el 18 de septiembre, antes de que se conociera la sentencia, desapareció sin dejar rastro.

Durante el proceso López relató cómo había sido secuestrado y torturado salvajemente en 1976 por Etchecolatz y sus colaboradores en una comisaría de la ciudad de La Plata, 50 kilómetros al sur de Buenos Aires, por su militancia en organizaciones de la izquierda peronista. Y señaló entre sus torturadores a varios oficiales de esa fuerza que aún no han sido juzgados.

El gobierno y los organismos de derechos humanos no descartan que haya sido secuestrado por ex miembros del aparato represivo para atemorizar a los testigos de los aproximadamente 900 juicios contra ex militares y policías que comenzarán en los próximos meses.

Tras la desaparición de López varios jueces y fiscales fueron amenazados por sus investigaciones sobre las violaciones a los derechos humanos durante el régimen de facto de 1976 a 1983.

En tanto, en el gobierno de Néstor Kirchner la desaparición de López ha sido interpretada como una advertencia contra su política de derechos humanos.

«Las amenazas y agresiones a testigos, militantes y jueces no sólo no se han investigado sino que se han incrementado», dijo Nilda Eloy ante la multitud durante el acto en la Plaza de Mayo, frente a la casa de gobierno argentina.

Eloy, víctima del terrorismo de Estado durante la dictadura, fue también testigo en el juicio contra Etchecolatz.

Aunque con menor concurrencia, también en la provincias de Chaco, Córdoba y Mendoza hubo marchas pidiendo la aparición de López.

Horas antes del acto en la Plaza de Mayo, durante un discurso en la localidad de José C. Paz _al noroeste de esta capital_, Kirchner sostuvo que «en la oscuridad se mueve aquello que no quiere que la Argentina siga creciendo. No admite que haya reconciliación sin impunidad».

«Quiero recordar a nuestro amigo López que lo estamos buscando y lo queremos encontrar. Queremos saber donde está Tito (apodo de López) porque luchó contra la impunidad», agregó.

Pese a la intensa campaña de búsqueda _que incluye una recompensa de más de 60.000 dólares, mensajes grabados y escritos enviados a 28 millones de teléfonos en todo el país, avisos en radio y televisión y pancartas en la calle con su fotografía_ la policía no ha podido dar con el paradero de López.

El juicio contra Etchecolatz fue el segundo de una serie de procesos judiciales reabiertos luego de que el Congreso derogó en el 2005, a instancias del gobierno de Kirchner, dos leyes de amnistía sancionadas en la década de 1980 que permitieron a ex militares y policías eludir la acción de la justicia. Ambas normas fueron luego declaradas inconstitucionales por la Corte Suprema.

Según cifras oficiales, unas 13.000 personas detenidas entre 1976 y 1983 continúan «desaparecidas», aunque los organismos defensores de derechos humanos aseguran que la cifra real asciende a 30.000.

también te puede interesar