Internacionales

La elección entre Guatemala y Venezuela en la ONU se instala en la rutina

NUEVA YORK – Las primeras votaciones celebradas este jueves para decidir entre Guatemala y Venezuela como miembros no permanentes del Consejo de Seguridad confirmaron el estancamiento de las dos candidaturas mientras afloran en la ONU signos de cansancio e inquietud. La jornada de contactos del miércoles no tuvo ningún efecto sobre los sufragios, que se […]

Redacción Central |

NUEVA YORK – Las primeras votaciones celebradas este jueves para decidir entre Guatemala y Venezuela como miembros no permanentes del Consejo de Seguridad confirmaron el estancamiento de las dos candidaturas mientras afloran en la ONU signos de cansancio e inquietud.

La jornada de contactos del miércoles no tuvo ningún efecto sobre los sufragios, que se reanudaron con nuevas victorias de Guatemala, con un apoyo en las cinco primeras votaciones que osciló entre los 103 y los 108 votos, mientras que Venezuela recabó entre 77 y 81 votos.

El país centroamericano se ha impuesto en 27 de las 28 votaciones llevadas a cabo desde el lunes -en una se produjo un empate-, pero sigue sin lograr el apoyo de dos tercios de la Asamblea General, unos 124 votos, más o menos, dependiendo de abstenciones, votos inválidos y ausencias en la sala.

Guatemala y Venezuela aspiran a ocupar un escaño en la máxima instancia de la ONU en el periodo 2007-2009 en sustitución de Argentina.

Ambos reiteraron el miércoles que se mantienen en la carrera, entre crecientes inquietudes de los países latinoamericanos, temerosos de las consecuencias de la pugna para la imagen de la región.

«Esperamos que prime la sensatez y que podamos superar este impasse por el bien de la región, porque el resto del mundo nos mira y nos mira con preocupación», manifestó el representante chileno, Heraldo Muñoz.

Los países del Grupo Latinoamericano y del Caribe (GRULAC) de la ONU mantuvieron una reunión el miércoles para expresar esas inquietudes a los contendientes, instándoles a negociar una solución.

Otros países empiezan a mostrar descontento con lo que se está alargando el proceso y las repercusiones que ello tiene sobre el trabajo de la ONU.

«Tenemos comités funcionando, tenemos otros compromisos, nos gustaría sugerir la reducción de las votaciones a dos o tres días por semana», propuso el embajador egipcio, Maged Abdelfattah Abdelaziz, al presidente de la sesión, el embajador filipino Lauro Baja.

Uno de los más concentrados en la pugna latinoamericana es el embajador estadounidense, John Bolton, que tomaba parte de nuevo en las votaciones mientras el Consejo de Seguridad discutía la situación en Oriente Medio.

Ante el atasco, la posibilidad de una solución negociada pasaría necesariamente por un gesto de los contendientes.

Sin embargo, Guatemala esgrime la ventaja obtenida repetidamente para mantenerse en la carrera y acusa a su rival de tener «secuestrada» a la ONU, en palabras del canciller Gert Rosenthal.

Por su parte, Venezuela plantea la pugna como un acto de resistencia a Estados Unidos, que, según afirma, ha dirigido la campaña de su contendiente ejerciendo presión sobre otros países.

El presidente venezolano Hugo Chávez -quien invirtió un enorme capital político en una campaña con viajes por todo el mundo, desde Sudamérica a Europa, pasando por Africa y Asia- ordenó seguir y describió las derrotas como «cargas imperialistas» contra Venezuela.

En ese contexto, el peso de las iniciativas diplomáticas recae en los otros países latinoamericanos, que parecen estar tomando posiciones para la eventualidad de que haya que recurrir a un tercer candidato.

«Si no es candidato Venezuela, nosotros pensamos que tendría que ser alguien del Mercosur», dijo el miércoles el embajador argentino César Mayoral antes de matizar que «esa es una opción que está descartada porque Argentina apoya a Venezuela».

Por su parte, Chile dijo que prefiere jugar un papel «constructivo» en la búsqueda de soluciones y estimó que Uruguay es un excelente país para representarnos a todos en el Consejo de Seguridad, según su canciller, Alejandro Foxley.

también te puede interesar