Internacionales

Ofensiva en Ecuador contra el veedor argentino del comicio

Es el ex canciller Rafael Bielsa, jefe de los observadores de la OEA en la votación de hoy. El izquierdista Correa, que encabeza las encuestas, lo acusó de parcialidad, ocultar irregularidades y exigió su expulsión

Rafael Correa
Rafael Correa | AP

Redacción Central |

Es el ex canciller Rafael Bielsa, jefe de los observadores de la OEA en la votación de hoy. El izquierdista Correa, que encabeza las encuestas, lo acusó de parcialidad, ocultar irregularidades y exigió su expulsión

El final de la campaña electoral en Ecuador se calentó ayer cuando el favorito Rafael Correa pidió a la OEA que destituya al jefe de la misión observadora, el argentino Rafael Bielsa, al que acusó de imparcial y de no atender denuncias de irregularidades. Anoche Bielsa dijo a Clarín que el jefe de la Organización de Estados Americanos, José Insulza, le dio «máximo apoyo para seguir».

A la tarde, el ex canciller argentino invitó a Correa al Swisshotel, sede de la misión. Pero Correo envió a su buró político que luego, ante la prensa y en un clima de tensión, leyó una ristra de críticas. El argentino las desmintió. Y a la noche, más distendido, dijo que seguía con su misión.

Ricardo Patiño, secretario político de Alianza País (AP) de Correa, dijo: «Perdimos confianza en Bielsa por sus expresiones parciales. Dijo que si gana Correa, sobre lo que se manifestó contrario, y llama a una Constituyente, habrá «democracia tumultuaria». Es grosero. Se extralimitó en sus funciones e ignoró nuestras denuncias». Lo acompañó en la queja la Asamblea de DD.HH. ecuatoriana.

Bielsa admitió haber dicho «tumultuario» pero como «pregunta» ante el mismo Correa hace un mes y ante grupos socia les, «no peyorativamente, al revés, refiriéndome a una democracia popular, participativa».

La Alianza dijo que elevó pruebas de fraude del comicio pasado (para Bielsa, esta misión de la OEA supervisa la actual) y al Partido Social Cristiano (PSC, eje de la «partidocracia» a la que Correa enfrenta), al Tribunal Social Electoral (TSE) y a la brasileña E-Vote, que transmitirá los datos electorales. «E-Vote fue contratada irregularmente, es incompetente y delegó tareas en un call center de una firma de telecomunicaciones de un hombre del PSC. Y Axel Villa, socialcristiano y juez del TSE, se reunió en secreto con E-Vote»

Nada de esas quejas, según AP transmitidas a Bielsa, se atendieron. Para el diputado argentino, respondimos todo lo que nos preguntaron. Y cuando preguntamos si había algo que nosotros debiéramos saber y no sabíamos, no dijeron nada.

Esta semana el TSE, a cuyos miembros elige el Congreso, cambió a representantes en 3 provincias, lo que generó sospechas en Correa, que hizo del fraude un eje de campaña que puede servirle cualquiera sea el resultado de hoy.

En medio de una guerra de encuestas, no públicas por veda electoral, un analista señaló: «Hay mezcla de estrategia y temor real a fraude. Si Correa no gana en primera vuelta y encima enfrenta en ballottage a Alvaro Noboa y no a León Roldós, se le complica la campaña, y, si gana luego, la reforma política. Pero maniobras irregulares puede haber también».

El jueves Correa dijo a Clarín que aventajaba «2 a 1 al rival más cercano», y que si no ganaba hoy sospecharía de «falta de transparencia», que tenía «indicios».

También hay aquí observadores de países andinos y europeos. Uno de estos últimos explicó a este enviado: Los observadores (igual la OEA) estaremos en las mesas. Cuando se abran las urnas y se cuenten los votos, la Policía lleva las actas a puntos desde donde E-Vote los escanea al TSE.

—¿Cómo fueron las prácticas previas?.

—Mal, fallaron las líneas telefónicas y la transmisión de E-Vote al TSE. Pasó en Guayaquil (el mayor distrito electoral) y en otros lados. Pedimos corregirlo y entendemos que se mejoró.

Delegados de la Organización de Estados Americanos ven imposible un fraude. Y Bielsa dijo a Clarín: Supervisaremos, pero no puedo garantizar antes que todo vaya a ser transparente. Lo haré cuando termine

también te puede interesar