Economía

Generación de electricidad limpia, garantía del futuro

La geotermia y otras posibilidades garantizan un mejor medio ambiente y una fuente de electricidad más barata para beneficio de la población e inversionistas

energía renovable Eolo
Energía Renovable Eolo |

Redacción Central |

La producción de electricidad en Nicaragua a partir de energía renovable, llamada limpia, es hoy día muy apreciable por su beneficio al medio ambiente, porque no genera sustancias de efecto invernadero, además de ser una fuente barata de ese recurso que la haría competitiva para su uso en el país y la exportación.

Desde principios de 2007 el Gobierno Sandinista retomó el uso de los medios renovables y a pesar de encontrarse entonces en solo el 25 por ciento de la generación de electricidad mediante estas fuentes, hoy día es de 53 por ciento, con la previsión aumentar al 90 por ciento para 2020, según el Plan de Expansión Energética, confirmó el titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM), Emilio Rappaccioli.

El país tiene un gran potencial de energía geotérmica, sin embargo, solo se explota un cinco por ciento, debido a las regulaciones que existían, las cuales se renovaron y ahora se tiene el respaldo expreso del Ministerio de Energía y Minas, la Empresa Nicaragüense de Energía (ENEL) y Polaris Energy Nicaragua S.A.

Las nuevas regulaciones establecen que el Estado tendrá una participación de 10 por ciento a través de ENEL, lo cual se considera que no afectará las inversiones extranjeras, señaló el ministro Rappaacioli.

El gerente general de Polaris Energy Nicaragua S.A., Antonio Duarte, apuntó que un aspecto que garantiza al empresario la recuperación de la alta inversión que requiere la explotación de la geotermia es la ampliación del plazo de concesión para la generación.

Para la explotación de la geotermia se requiere una inversión inicial de alto riesgo, pues se realizan estudios con un costo que asciende entre seis y ocho millones de dólares que permitan perforar un pozo y que extraerá calor de las profundidades de la tierra, el cual es de carga base que fluye durante los 365 días del año sin disminuciones ni interrupciones para la generación eléctrica.

El presidente ejecutivo de ENEL, Ernesto Martínez, apuntó que el país tiene 18 macizos volcánicos desde Cosigüina hasta la isla de Ometepe, que según la experiencia mundial, se podría tener un potencial de tres mil a cinco mil megawatts (MW).

Esa gran cantidad de energía por aprovechar, señaló, se encuentra en 12 posibles áreas que se pueden dar en concesión, dos de las cuales están en explotación: San Jacinto Tizate, que genera 25 MW, y Momotombo, con 26 MW.

Otro asunto que se prevé aumentar es la explotación de hidroeléctricas, para lo cual en la primera mitad del presente año el MEM otorgó a la empresa Hidroenergy de Nicaragua cuatro licencias para los proyectos Santa Elisa, con capacidad de generación de 8,7 MW, y La Esperanza, que produciría siete MW, ambas en Matagalpa.

Las otras plantas en proyecto son El Mono, de 3,3 MW, y La Colombina, que proyecta generar 4,2 MW, en Jinotega.

Nuestro país aseguró la construcción de las grandes hidroeléctricas Tumarín y Boboke con la reciente firma de un acuerdo con la estatal brasileña Eletrobras y con Queiroz Galvao, a un costo de mil 300 millones de dólares, con generación superior a los 323 MW.

El titular del MEM señaló que el Gobierno Sandinista prevé la continuación de renovar la matriz energética y sustituir fuentes de hidrocarburos por las renovables eólica, solar, hidráulica y geotérmica, entre otras, con el objetivo de en un plazo de 15 años alcanzar una capacidad total de 1,3 gigawatts, que permitirán satisfacer la demanda interna y exportar una parte a países del área.

también te puede interesar