Economía

Analizan en Portugal política de ajustes financieros

Representantes del gobierno conservador y de la oposición socialista analizan las consecuencias de las políticas de austeridad y exigencias de acreedores extranjeros

Redacción Central |

Representantes del gobierno conservador y de la oposición socialista analizan las consecuencias de las políticas de austeridad y exigencias de acreedores extranjeros

Representantes de del gobierno conservador y de la oposición socialista de Portugal analizan desde este miércoles las consecuencias que tendrán en la población los ajustes financieros, austeridad y las exigencias de los acreedores foráneos, señalaron medios de prensa en Lisboa.

Observadores políticos y económicos del país europeo señalan que esta es la primera vez que ambas partes se sientan a la mesa de diálogo en cuatro meses, en cuya cita se encuentra el primer ministro, Pedro Passos Coelho, y el dirigente del opositor Partido Socialista, Antonio José Seguro.

Passos Coelho expresó a la prensa que su agrupación mantenía su postura de rechazar las medidas de ajuste, mientras que exige renegociar los acuerdos con la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo para hacer más creíbles las demandas en materia de reducciones de gastos fiscales en la nación.

Medios especializados esperan que ambas partes diriman sus diferencias, en medio de una visita de expertos de la troika que evalúa las condiciones de entrega de un tramo de ayuda de dos mil millones de euros.

La citada troika de acreedores pactó a principios de 2011 con el entonces gobierno socialista un rescate de 78 mil millones de euros, cuyas onerosas condiciones llevaron a la renuncia de ese equipo ministerial y a la celebración de comicios anticipados en junio de ese año, ganados por la derecha.

El Partido Socialista acusa a los conservadores de ir mucho más allá en la aplicación del mencionado arreglo que lo exigido por la propia troika y ahora llama al ejecutivo a buscar opciones más creíbles.

El Gobierno presentó a los expertos de la troika un plan para ahorrar mil 300 millones de euros, a costa de recortar los subsidios por desempleo y enfermedades, pensiones y salarios, una disposición que el Tribunal Constitucional declaró ilegal en fecha tan reciente como el pasado 5 de abril último.

El ejecutivo prevé recaudar la mencionada cifra con la introducción de cambios en el sistema de pensiones, incluido el incremento de la edad de jubilación y la imposición de un impuesto al fondo de pensiones, entre otras medidas.

también te puede interesar