Disfruta Nicaragua de buenas relaciones con organismos financieros internacionales

Los recursos para programas económicos contraídos con el BID y el FMI cumplen exigentes demandas, como transparencia y uso para la población más necesitada


Los recursos para programas económicos contraídos con el BID y el FMI cumplen exigentes demandas, como transparencia y uso para la población más necesitada

El representante de Nicaragua ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Francisco Mayorga, subrayó este lunes que nuestro país cuenta este año con 260 millones de dólares de préstamos para generar empleos, porque disfruta de la confianza financiera de entidades multilaterales por la transparencia en el uso de recursos obtenidos y su utilización para disminuir la pobreza.

El economista hizo las declaraciones ante las cámaras de Multinoticias, del canal cuatro, en el que planteó que nuestro país desarrolla proyectos como caminos y carreteras en sectores rurales, pero también efectúa préstamos para pequeños agricultores, porque sin recursos estos no pueden producir, por lo que esas vías de comunicación se utilizan ahora en beneficio de la comunidad agraria.

Esas razones han hecho que los centros financieros multilaterales, incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI), que es en la práctica un policía económico, han valorado el desarrollo del país en los últimos cinco años como un ejemplo para la comunidad regional.

Así lo reconoció el año pasado Alberto Jaramillo, del FMI, quien dijo que Nicaragua avanza bien, con buen uso de los recursos, porque aquí se tiene control hasta del último real previsto para una inversión en los programas integrales que se realizan, como planteó el gobierno ante esas instituciones financieras, que Nicaragua haría sus propios proyectos para eliminar la extrema pobreza y mejorar el nivel y calidad de vida de la población.

Ese desarrollo de programas integrales, apuntó, son los que han dado resultados excelentes, porque el año pasado se registró una disminución de 40 por ciento de la extrema pobreza de la nación, así como un cinco por ciento de la pobreza en general.

Recordó que el gobierno lo primero que hizo fue restablecer la educación gratuita y después el desayuno y la merienda escolar, pero ahora avanza para mejorar la superestructura docente, con mayor acceso de niños y jóvenes a las escuelas, mejor equipadas, para lograr la preparación de sus futuros profesionales, técnicos, personal calificado y agricultores preparados para una alta agricultura, de mayores rendimientos.

Asimismo se trabaja en infraestructuras que benefician la economía en desarrollo, como es la carretera hacia San Carlos, para beneficiar el turismo, sector que crece a buen ritmo y que aumenta el número de plazas y, por tanto, disminuye el desempleo.

Sin embargo, subrayó, existen políticos que realmente no aman a Nicaragua y porque perdieron las elecciones de noviembre último conversan con congresistas estadounidenses para que el país norteño bloquee préstamos del FMI y otras entidades financieras a nuestro país, para que evitar que este continúe con su programa económico social, porque solo piensan en sus intereses personales y no en el progreso que ya se puede palpar.

Puntualizó que el BID y el FMI aprueban los proyectos que le presentan las autoridades nicaragüenses porque son integrales, con los más altos estándares de calidad y la forma transparente con que se manejan los recursos, con beneficio a personas más necesitadas.

Señaló que cuando viajó recientemente en avión sobre Managua apreció como ya se ven las casas con el techo de zinc, lo vio con satisfacción porque esas familias carecían de esa posibilidad y ello fue producto de un programa gubernamental para proteger a los nicas de los efectos negativos de las lluvias y otros aspectos de la propia naturaleza.

Además, indicó, la estabilidad socio-político y económica es otro aspecto de gran repercusión, que no solo ha sido elogiada en foros internacionales, incluso por los propios Estados Unidos, la cual se ha puesto de ejemplo en el área centroamericana, porque nuestro país no tiene serios problemas sobre la seguridad ciudadana.

Reiteró finalmente que los proyectos benefician a los más pobres y al desarrollo integral del país, para elevar el nivel y calidad de vida de todos, pero fundamentalmente de aquellos que siempre fueron olvidados por los gobiernos anteriores.