Economía

Banco del ALBA busca romper dependencia

La entidad se encamina a los objetivos de crecer en capacidades, garantizar el desarrollo y ganar competitividad en el mercado mundial

Redacción Central |

La entidad se encamina a los objetivos de crecer en capacidades, garantizar el desarrollo y ganar competitividad en el mercado mundial

Jorge Valero, presidente del Banco del ALBA (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), manifestó que esa institución es un paso para romper la criminal dependencia de los sectores productivos y comerciales respecto al sistema financiero internacional.

Para crear una institucionalidad responsable, hay que romper la visión neoliberal, dijo el funcionario en La Habana, y afirmó que la entidad se encamina a los objetivos de crecer en capacidades, garantizar el desarrollo y ganar competitividad en el mercado mundial.

Valero intervino en el XI Encuentro Internacional sobre Globalización y Problemas del Desarrollo, donde refirió que el banco nace en momentos en que se discute cómo garantizar un espacio económico propio, con arquitectura financiera diferente.

Es una institución para promover proyectos interregionales de desarrollo y constituye una muestra de cómo debe aprovecharse la capacidad política ganada por los pueblos latinoamericanos, para romper esquemas tradicionales, consideró.

Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia son los países integrantes de la entidad bancaria, y su nacimiento fue un proceso relativamente rápido, signo de madurez y concertación.

En la primera reunión del Consejo de Ministros del ALBA, en junio de 2007, se presentó la propuesta de creación, y luego de seis reuniones técnicas, se firmó en enero de 2008 su acta fundacional.

Proyectos de producción de alimentos, educación, salud, energía, comunicaciones y protección del medio ambiente están dentro de sus objetivos de financiamiento, donde además habrá un fondo especial para enfrentar las secuelas de las catástrofes naturales.

El capital suscrito se estima en unos mil millones de dólares, y el autorizado será de dos mil millones.

Valero insistió en que es preciso superar los vínculos binacionales y privilegiar el desarrollo regional, porque -afirmó- sólo así podremos romper con la visión unipolar actual, avanzar en la integración y andar hacia condiciones de mayor igualdad.

Uno de los primeros créditos otorgados se orienta a la producción de soya, con una empresa multiestatal que involucra a Bolivia, Venezuela y Nicaragua, dijo.

En las capacidades industriales de Venezuela podrá ser asumido el cereal cosechado en el céntrico país sudamericano (1,2 millones de hectáreas), renglón hasta ahora vendido a transnacionales, ya que Bolivia carece de facilidades para su procesamiento.

En la nación bolivariana y Nicaragua se fomentará el cultivo de la soya, habrá mejores condiciones para su comercialización, y a fin de cuentas beneficios para los agricultores y la población de estos países.

también te puede interesar