Economía

PETRONIC asumirá recepción y comercialización de combustibles

Nuestra empresa estatal, en un tiempo aún no precisado, estará lista para competir con las filiales de las petroleras transnacionales, informó el ministro de Energía y Minas

Redacción Central |

Nuestra empresa estatal, en un tiempo aún no precisado, estará lista para competir con las filiales de las petroleras transnacionales, informó el ministro de Energía y Minas

El Gobierno, a través de la estatal Petróleos de Nicaragua, Petronic, iniciará la recepción, distribución y comercialización de combustibles, como gasolina, diesel, kerosene y fuel oil, y competirá con las filiales de las petroleras transnacionales, informó el ministro de Energía y Minas, Emilio Rapacciolli.

Rapacciolli, en una comparecencia en Sin Fronteras de Radio La Primerísima, confirmó que Petronic, en un plazo aún no precisado, se convertirá en un pequeño y gran distribuidor de combustibles, luego de recibirlos y almacenarlos en el complejo “De Bolívar a Sandino”, de Corinto, y de otros a instalar.

Los canales de distribución de los combustibles serán las actuales gasolineras de Petronic, otras que se van a construir en los próximos meses, y las del consorcio canadiense Glenco, las cuales. a mediano plazo, pasarán a ser propiedad de la empresa estatal, agregó.

Además, Rapacciolli dejó entrever es posible Nicaragua se convierta próximamente en un país productor de crudo, si un cuarto pozo que excava un consorcio extranjero en San Cayetano, municipio de San Rafael del Sur, se transforme en vez de pozo de exploración en pozo productor del oro negro.

Indicó que los otros tres pozos perforados en esa zona, en territorio firme, ya han registrado indicios bastante alentadores sobre la existencia de petróleo líquido y gas natural, pero, a su juicio, hay petróleo en cantidades explotables en San Cayetano.

Agregó  el Ministerio de Energía y Minas ya negoció un cuarto contrato de concesión para la exploración de petróleo en el mar Caribe, que suscribirá ell Procurador General, Hernán Estrada,  sumandolo a otras dos  otorgados en el gobierno de Enrique Bolaños, y paralizadas por diversos factores.

El alto cargo resaltó todas estas concesiones de exploración y explotación de petróleo se han negociado contemplando un férreo apego a las normas del respeto y protección del medio ambiente, por lo cual debe prevalecer antes que el fin de lucro en ese negocio.

Abordado en torno al protocolo o memorando de entendimiento con el consorcio español Unión Fenosa, Rapacciolli dijo  era necesario porque en el momento en que se firmó, la situación financiera del sistema (empresas generadoras, transmisoras y distribuidoras) “ha sido crítica”.

Recordó que existía una “iliquidez tremenda” y los generadores habían optado por dejar de producir en 2006, y lo quisieron hacer en 2007 ante la falta de pago de las distribuidoras, en parte debido a las “pérdidas técnicas” y por no hacer en 2005 y 2006 los ajustes tarifarios necesarios.

Admitió que el Gobierno contempló la posibilidad de nacionalizar la distribución de la electricidad concedida a Unión Fenosa, pero especialistas de varios países no lo recomendaron ante la vulnerabilidad del sistema, los posibles juicios por reclamo del seguro de la inversión, y alejaría a otros inversores.

Defendió como positivo este acuerdo, porque el consorcio español asume una serie de compromisos, como la inversión de más de 34 millones de dólares en 4 años mínimo para eliminar las “pérdidas”, tanto en los asentamientos de los centros urbanos como en las líneas de transmisión.

Explicó  la red nacional tiene circuitos viejos, de más de 100 kilómetros de cables viejos, de un calibre de los usados hace 30 años,  se sobrecalientan y sobrecargan los transformadores que convierten 3 mil 800 a 220 ó 110 kilovatios de uso, y constituyen las pérdidas técnicas, físicas, que son el 10%.

Otro 14 ó 15% de pérdidas son los consumos de electricidad que los medidores de Unión Fenosa no registra, y de los cuales sólo el 4% son  pérdidas por instalaciones ilegales en barrios pobres o asentamientos, y el acuerdo la obliga a corregir en un plazo de cuatro años.

Rapacciolli confirmó que, mediante el acuerdo, a entrar en vigencia en los próximos días, una vez publicado en el diario oficial La Gaceta, Fenosa continuará obteniendo el subsidio estatal del cuatro por ciento de su facturación el primer año,  tres por ciento el segundo año, dos por ciento el tercer año y uno por ciento el cuarto año.

Además, el MEYM y el Instituto Nicaragüense de Energía velarán porque Unión Fenosa invierta en reducir esas pérdidas, haciendo pagar en la medida de sus posibilidades a los habitantes de los asentamientos, y en algunos casos más, apelando “al principio de solidaridad”.

El acuerdo le permite también al Estado tener un representante en la junta directiva del consorcio con voz y voto y acceso a la información sobre las inversiones, pagos a los generadores, etc., gracias a que 11 millones de dólares adeudados por  Fenosa, se convirtieron en el 16 por cientode acciones para el Estado.

También valoró como positivo el acuerdo, porque permite generar confianza en los inversionistas, especialmente en los interesados en la generación con fuentes renovables, para cambiar la matriz energética y salir de la dependencia del petróleo.

Apuntó que en 40 años en Nicaragua no hubo inversión en la generación con fuentes renovables, excepto lo hecho por el Gobierno sandinista en los años 80 con las plantas geotérmicas y la hidroeléctrica de Asturias, luego privatizadas, y después los ingenios  procesadores del bagazo de la caña.

“En 15 años, entre 1990 y 2006, los gobiernos invirtieron en generación eléctrica el equivalente a 14 mil kilovatios, y el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional en dos años y medio ha invertido en un promedio de 300 megavatios, incluidos 40 megavatios de generación eólica”, afirmó.

Rapacciolli dijo que el MEYM promueve y organiza a la población rural para la generación de mini-hidroeléctricas, de 200, 300 ó 1,000 kilovatios, proyectos que convierten en pequeñas empresas en comunidades alejadas de la red nacional, pero también muchos privados los están desarrollando.

Citó entre esas promociones, un proyecto de aéreo-generación (molinos de viento), que se desarrolla en varios municipios de las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur, y del cual se benefician los habitantes de 42 comunidades indígenas, sus escuelas, centros de salud, etc.

Y en el plan de expansión de la institución figuran proyectos hidroeléctricos de 54 megavatios, como la Hidro-Pantasma de 12, Yeye de 5 y Lareynaga, de la Empresa Nacional de electricidad, Enel, de 17 megavatios, a los que se suman Tumarín, de 160 megas, Tuma de 60, y Brito de 180, a entrar en la red entre 2012 y 2015.

Otra hidroeléctrica en desarrollo sería Boboqué, con capacidad de 230 megavatios, que entraría en funcionamiento entre 2012 y 2013 y las demás son concesiones ya formalizadas.

En otro tema, Rapacciolli anunció que la institución a su cargo presentará a finales de año al presidente Daniel Ortega un plan para, en la medida  razonable, el Estado vuelva a la actividad de la extracción de oro, en minas nuevas, respetando las actuales inversiones de consorcios extranjeros.

Agregó  el Gobierno ha recibido y promueve la construcción de pequeños molinos de la broza de la que se extrae el oro, para provecho de los “güiriseros (pequeños mineros)”, y les provee de herramientas para lograr mejor precio por su oro y mejoren su calidad de vida.

también te puede interesar