Economía

Moneda única del ALBA sigue los pasos del euro

La perspectiva es la creación de una moneda universal y un Banco Central Mundial, que elimine la utilización como patrón de la moneda de un país para estimar el valor de las monedas en el resto del mundo

Redacción Central |

La perspectiva es la creación de una moneda universal y un Banco Central Mundial, que elimine la utilización como patrón de la moneda de un país para estimar el valor de las monedas en el resto del mundo

Aguijoneados por la crisis financiera mundial expertos de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) adelantan conceptos de una moneda común o Sistema Único de Compensación Regional (Sucre).

El ministro venezolano de Finanzas, Alí Rodríguez, anunció a fines del año pasado que los seis comités de ALBA comisionados para el proyecto se instalarán el 8 de enero en Caracas para preparar un informe a los jefes de Estado del grupo.

Aunque el ALBA está integrado por Bolivia, Honduras, Cuba, Nicaragua, Venezuela y Dominica, este último país participa en el proyecto como observador, debido a que utiliza el dólar caribeño, una moneda común de varios países del Caribe Oriental.

Los resultados de la reunión de Caracas serán llevados a una cumbre prevista para el primer trimestre del año entre ALBA y Petrocaribe, un acuerdo energético que permite a los miembros recibir petróleo venezolano en condiciones beneficiosas.

La propuesta, inicialmente formulada por el presidente venezolano, Hugo Chávez, como un imperativo de integración, recibió el impulso de la crisis financiera mundial iniciada en Estados Unidos, que abrió dudas en torno al dólar.

De tal modo, la aspiración integracionista es apuntalada por la necesidad de buscar fórmulas sustitutivas del dólar como unidad de referencia para el intercambio mundial.

En opinión del ministro Rodríguez, la perspectiva es la creación de una moneda universal y un Banco Central Mundial, que elimine la utilización como patrón de la moneda de un país para estimar el valor de las monedas en el resto del mundo.

En el caso nuestro dijo- tomando en cuenta esos procesos, asumimos la necesidad de crear nuestra propia moneda que refleje mejor las condiciones y que facilite el intercambio dentro de la región latinoamericana y caribeña con el nombre de Sucre.

Según lo conocido del proyecto, la moneda que pudiera denominarse Sucre comenzaría a operar de forma virtual, como símbolo de valor para el intercambio del grupo, tras lo cual podría pasar a ser acuñada.

Para Chávez es una formulación viable, pues tal como sucedió en Europa, el euro comenzó siendo una representación virtual de cañón monetario, llamado ECU, que servía para el intercambio entre los países de la Comunidad Europea.

también te puede interesar