Economía

La escalada imparable del petróleo arrastra a los mercados bursátiles

Este viernes alcanzó nuevos récords al superar los 142 dólares en Londres y Nueva York

Redacción Central |

Este viernes alcanzó nuevos récords al superar los 142 dólares en Londres y Nueva York

La subida imparable del petróleo, que este viernes alcanzó nuevos récords al superar los 142 dólares en Londres y Nueva York, arrastró a los mercados bursátiles, que acusaron fuertes descensos en un clima de inquietud por la desaceleración económica.

Al igual que el Texas en Estados Unidos, el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cotizó por primera vez por encima de los 142 dólares en el mercado de futuros londinense, impulsado por la debilidad del dólar y los temores a una escasez de suministro.

El barril para entrega en agosto se pagó a 142,13 dólares a las 11.28 GMT en el International Exchange Futures (ICE), aunque después moderó su ascenso para situarse por la tarde en torno a los 140 dólares.

Mientras el crudo continuaba su escalada, los mercados bursátiles del mundo registraron importantes descensos por los temores a que la alta inflación acabe afectando los resultados de las empresas.

Los mercados europeos, sobre todo los de París y Frankfurt, empezaron con caídas siguiendo la tendencia de los mercados asiáticos, que horas antes se habían desplomado afectados por el descenso del índice Dow Jones en Nueva York, que registró cotas mínimas en dos años.

Wall Street teme que el aumento de los precios, sobre todo de la energía, junto con el descenso del poder adquisitivo, obligue a los estadounidenses a controlar sus gastos y esto provoque una recesión económica.

Las malas noticias empresariales y financieras en EEUU afectan a los mercados asiáticos, ya que países como China, Japón o India son grandes exportadores a Norteamérica.

Por otra parte, la decisión de la Reserva Federal estadounidense de mantener en el 2 por ciento los tipos de interés en ese país, sin dar pistas de un próximo aumento, motivó el jueves una caída del dólar, lo que hizo que muchos inversores en bolsa se pasaran a las materias primas, que se comercian en esa divisa.

Ese movimiento de capital impulsó al alza, una vez más, al petróleo, que se ha encarecido un 50 por ciento en lo que va de año, y al oro, que se ha apreciado un 10 por ciento.

Como un pez que se muerde la cola, el encarecimiento del crudo aumenta la inflación, lo que, en el contexto actual de pos-crisis crediticia, espolea los temores en los mercados de un descenso del consumo y una recesión económica.

El alza del petróleo se debe a varios factores.

Además del abaratamiento de dólar, influye el temor de los inversores a una falta de suministro por las tensiones geopolíticas con países productores como Irán, las huelgas y ataques en Nigeria y últimamente un posible boicot de Libia.

Los países consumidores dudan de la capacidad de las naciones productoras de satisfacer la demanda, que se ha multiplicado por las necesidades energéticas de las economías emergentes.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha recibido presiones para incrementar la producción, pero los analistas sospechan que los miembros del cártel están divididos a ese respecto.

Mientras que Arabia Saudí se comprometió a aumentar el bombeo de crudo, Libia ha amenazado con recortar la producción si persisten las presiones occidentales, porque considera que el mercado está bien abastecido.

también te puede interesar