Economía

Remesas desde Estados Unidos registrarán una tendencia a la baja

Ante la desaceleración de la economía en el país del norte, las remesas familiares en Nicaragua sufrirán una reducción

Redacción Central |

Ante la desaceleración de la economía en el país del norte, las remesas familiares en Nicaragua sufrirán una reducción

La desaceleración de la economía de Estados Unidos provocará que las remesas que recibe Nicaragua, por entre 750 y mil millones de dólares, registren una sensible tendencia a la baja, estimaron expertos.

Estados Unidos es el primer país emisor de remesas monetarias familiares, ya que según datos oficiales, 62 por ciento de los ingresos por ese concepto procede de ese país.

El economista Néstor Avendaño aseguró que en el peor de los casos , ante la desaceleración de la economía en Estados Unidos las remesas familiares en este país centroamericano sufrirán una reducción.

Se estima que 40 por ciento de las familias nicaragüenses, cerca de 1.2 millones de personas, recibe dinero del exterior que destinan al consumo y actividades básicas; entre ellas se cuenta una cantidad importante de campesinos que las reciben como único ingreso.

Para miles de familias de escasos recursos en el campo, las remesas han significado un aporte mayor que les ha permitido a madres, padres, esposos e hijos sobrevivir a la crisis económica.

Las remesas en Nicaragua constituyen un flujo mayor que la cooperación externa, de unos 500 millones de dólares anuales, y que la Inversión Extranjera Directa, calculado en unos 250 millones de dólares anuales, expresó Avendaño.

En una buena parte de comunidades rurales, los hombres han abandonado los hogares con rumbo a Costa Rica, Estados Unidos y el resto de países centroamericanos en busca de oportunidades de empleo.

Avendaño recordó que en Estados Unidos el sector de la construcción, que emplea a más del 12 por ciento de los inmigrantes nicaragüenses, ha sido el sector más golpeado por la crisis financiera y por consiguiente registra una importante pérdida de empleos.

Debido a esta situación, apuntó, es preocupante una tendencia hacia la baja en el flujo de envíos de dinero de nicaragüenses en territorio estadounidense a sus familias en el país centroamericano.

El Banco Central de Nicaragua es más optimista en sus proyecciones para 2008 y espera captar unos 800 millones de dólares, cifra superior a los 740 millones que ingresaron en 2007.

Francisco Mayorga, ex presidente del Banco Central en los años 90, consideró que la migración laboral continuará hacia los países centroamericanos y sólo será frenada si el agro nicaragüense se moderniza y los salarios son competitivos.

también te puede interesar