Economía

Precios del petróleo serán una carga pesada para los países pobres

Los organismos internacionales deberían crear un fondo para las naciones de la Iniciativa de Países Pobres Altamente Endeudados a fin soportar la carga de la factura petrolera

Redacción Central |

Los organismos internacionales deberían crear un fondo para las naciones de la Iniciativa de Países Pobres Altamente Endeudados a fin soportar la carga de la factura petrolera

Los exorbitantes precios del petróleo harán que la factura de los países pobres se convierta en una pesada carga solo comparable con la impagable deuda externa y requiere de medidas financieras urgentes, dijo el economista Néstor Avendaño.

El experto nicaragüense indicó que los organismos internacionales deberían crear un fondo para la veintena de naciones incluidas en la Iniciativa de Países Pobres Altamente Endeudados (IPPAE) a fin soportar la carga de la factura petrolera.

El economista advirtió que de continuar esta tendencia, los países pobres tendrían una situación fiscal complicada.

La factura petrolera de Nicaragua por 10 millones de barriles del crudo sumaría mil millones de dólares anuales a los precios actuales, mientras la proyección de las exportaciones anuales es de mil 200 millones de dólares.

En 2006, el Banco Mundial condonó la deuda externa de una veintena de países pobres, entre ellos Bolivia, Honduras, Nicaragua y Guyana, una suma de 37 mil millones de dólares, adicionales a 17 mil millones a través de la IPPAE.

En la actualidad, Nicaragua y Venezuela firmaron un acuerdo energético para que la nación sudamericana suministre la totalidad del consumo de combustible que requiere este país, mediante un crédito concesional por el 50 por ciento de la factura.

El restante 50 por ciento es pagado en efectivo a 90 días de plazo, que también, puede intercambiarse con productos agropecuarios, según han explicado los funcionarios.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha demandado a Nicaragua crear un plan antiinflacionario, sin embargo, el alza de los productos y servicios básicos tiene un alto componente “importado” por el aumento imparable en los precios de los combustibles, afirmó Avendaño.

En ese sentido, indicó que “el país no puede hacer nada” más que adoptar medidas de ahorro de combustible, electricidad e impulsar proyectos de energía renovable para reducir los costos de generación, que serían a largo plazo.

El problema económico de Nicaragua “es muy complejo” tomando en cuenta los efectos de la crisis en Estados Unidos que desacelerará las economías tanto de Centroamérica como de México, expresó.

Nicaragua coloca el 30 por ciento de sus exportaciones en el mercado de Estados Unidos y el 28 por ciento de sus importaciones provienen de ese país.

Avendaño no descartó una eventual caída de las exportaciones debido a la desaceleración de las economías de los principales socios comerciales de Nicaragua, Estados Unidos y Centroamérica.

Las metas de crecimiento previstas para este año del 3.8 por ciento y una inflación anual de un dígito, podrían no cumplirse por factores externos, señaló el economista.

también te puede interesar