Economía

Alza de tarifa eléctrica dispara el precio de los alimentos en Nicaragua

Uno de los productos cuyo precio aumentó fue la leche pasteurizada, que el fin de semana pasó de 0,68 dólares a 0,79 dólares el litro

Redacción Central |

Uno de los productos cuyo precio aumentó fue la leche pasteurizada, que el fin de semana pasó de 0,68 dólares a 0,79 dólares el litro

El alza de 8,5 por ciento a las tarifas de electricidad, autorizada por el gobierno de Nicaragua a la distribuidora española Unión Fenosa, desató una nueva escalada en el precio de alimentos básicos, reportaron los comerciantes locales.

Mientras tanto, el precio de los combustibles registró un nuevo incremento en las últimas horas, cuando el litro de gasolina superó los 20,5 córdobas (1,08 dólares) y el diesel alcanzó 0,92 dólares.

Uno de los productos cuyo precio aumentó fue la leche pasteurizada, que el fin de semana pasó de 0,68 dólares a 0,79 dólares el litro.Alzas similares registraron derivados de la leche como mantequilla, crema y queso.

Empresarios del sector adujeron que el alza fue derivada del incremento del 8,5 por ciento en las tarifas de la electricidad, que Unión Fenosa comenzó a aplicar desde el pasado viernes por autorización del estatal Instituto de Energía (INE).

La escalada alcista se mantiene incontrolable desde fines de 2007, que cerró con una tasa de inflación acumulada de 16,88 por ciento, la más alta registrada en los últimos nueve años en Nicaragua, donde el 80 por ciento de la población vive en pobreza.

El gobierno atribuye el problema al alza en los precios internacionales del crudo, pese a que desde hace más de un año el país recibe petróleo y derivados de Venezuela a precios favorables, a un promedio de 600 000 barriles mensuales.

Desde noviembre pasado, el INE ha autorizado cuatro incrementos en las tarifas de electricidad, que junto a la más reciente totalizan un aumento del 18 por ciento en un país donde el 75 por ciento del aparato productivo se mueve a base de petróleo.

El gobierno aduce que las alzas no afectarán a quienes consumen menos de 150 kilovatios hora de energía por mes, argumento que las organizaciones de consumidores califican como “ridículo”, ya que las alzas en el servicio de energía se traducen automáticamente en un incremento del costo de los alimentos básicos.

El gobierno redujo por seis meses los aranceles a la importación de harina de trigo, pastas alimenticias y productos a base de huevos, avena, cebada y soya, para reducir el impacto de la escalada de precios.

también te puede interesar