Economía

Irán explora construir una planta hidroeléctrica en Nicaragua

Estaría ubicada sobre el río Tuma, departamento de Matagalpa (norte de Nicaragua) y generaría 68 megavatios de energía

Redacción Central |

Estaría ubicada sobre el río Tuma, departamento de Matagalpa (norte de Nicaragua) y generaría 68 megavatios de energía

Una delegación del gobierno iraní, de visita en Managua, se reunió este jueves con las autoridades del Ministerio de Energía y Minas de Nicaragua para explorar la posibilidad de construir una planta hidroeléctrica en un municipio nicaragüense.

El ministro nicaragüense de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, informó que esa planta hidroeléctrica estaría ubicada sobre el río Tuma, departamento de Matagalpa (norte de Nicaragua) y generaría 68 megavatios de energía.

La fuente reafirmó que ese es uno de los proyectos ofrecidos por el gobierno sandinista de Daniel Ortega para cambiar poco a poco el sistema de generación del país, que en la actualidad depende en un 75 por ciento de la energía térmica que se produce a partir de derivados del petróleo.

La delegación iraní está encabezada por el ministro de Energía adjunto, Hamid Chitchian, que estará en el país hasta el próximo 5 de agosto para realizar visitas de campo y reunirse con altos cargos del gobierno de Managua.

La misión del gobierno iraní, integrada además por una veintena de empresarios, llegó este martes a Nicaragua para explorar la posibilidad de invertir en el sector energético, en el marco de la cooperación que el presidente Ortega mantiene con Teherán.

Los iraníes, durante su estadía, abordarán el asunto de la generación de energía hidroeléctrica y geo-térmica, así como la distribución de la corriente eléctrica, en lo que Irán tiene “una enorme experiencia y capacidad”, afirmó el presidente nicaragüense el miércoles, tras reunirse con esa misión.

“Queremos ser autosuficientes en la producción de energía eléctrica y no depender solamente del petróleo”, enfatizó Ortega.

Se tratará, también, la posibilidad de construir un puerto de aguas profundas en el Caribe nicaragüense, para evitar la dependencia de Costa Rica y Honduras, países a los que actualmente se paga 200 millones de dólares anuales para importar mercancías por el Atlántico.

Indicó que un puerto de esta clase tendría un coste de unos 350 millones de dólares.

Otros proyectos conjuntos de desarrollo agropecuario, de potabilización de agua y de salud también están en evaluación.

también te puede interesar