Economía

Trasnacional española de electricidad bajo ataque en Nicaragua

Unión Fenosa, encargada de la distribución de electricidad en Nicaragua, intenta hoy capear un temporal de críticas, en medio de una crisis energética que provoca prolongados apagones, y que además no tiene visos de solución a corto plazo

Redacción Central |

Unión Fenosa, encargada de la distribución de electricidad en Nicaragua, intenta hoy capear un temporal de críticas, en medio de una crisis energética que provoca prolongados apagones, y que además no tiene visos de solución a corto plazo

La trasnacional española emitió este lunes un comunicado en el que asegura haber incrementado las compras de energía en el mercado centroamericano, para compensar el déficit de generación existente en el país, que sobrepasa los 50 megavatios.

Unión Fenosa recetó en las últimas semanas racionamientos programados de hasta 10 horas diarias para la mayoría de los barrios capitalinos, donde los pobladores se quejan de que a pesar de los apagones, las facturas continúan inalterables.

A los ataques de la población, se suman las críticas de las entidades estatales y de las empresas generadoras, que culpan a la compañía ibérica de brindar un pésimo servicio a sus más de 600 mil clientes en Nicaragua.

Este lunes, la Comisión de Defensa del Consumidor multó a Unión Fenosa con más de 45 millones de córdobas (2,5 millones de dólares), por negarse a reconocer la competencia de esa entidad adscrita al Ministerio de Fomento, Industria y Comercio.

La empresa eléctrica deberá hacer frente en los próximos días a otra demanda, de seis millones de dólares en este caso, que presentará la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, por impedirle brindar un suministro de agua estable a la población.

El presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), Ernesto Martínez Tiffer, recalcó este lunes en la televisión nacional que es responsabilidad de Unión Fenosa cubrir el déficit de electricidad existente, para evitar los apagones.

La crisis se agudizó con la salida del sistema de varias plantas generadoras, las cuales acusan, a su vez, a la compañía distribuidora de adeudarle sumas millonarias por la compra de energía.

también te puede interesar