Economía

Tres empresas de servicios se unen para combatir robo de cables en Nicaragua

Tres empresas que prestan servicios públicos en Nicaragua unificaron esfuerzos en una campaña para frenar los robos contra sus infraestructuras y garantizar el funcionamiento de la telefonía básica, televisión por cable y suministro eléctrico a sus clientes

Redacción Central |

Tres empresas que prestan servicios públicos en Nicaragua unificaron esfuerzos en una campaña para frenar los robos contra sus infraestructuras y garantizar el funcionamiento de la telefonía básica, televisión por cable y suministro eléctrico a sus clientes

En rueda de prensa, los ejecutivos de la Empresa Nicaragüense de Telecomunicaciones (Enitel), Unión Fenosa (UF), de distribución de energía eléctrica, y Estesa, de televisión por cable, pidieron el apoyo de la población para vigilar los tendidos de cables, ya que estos robos afectan la calidad de los servicios que reciben.

El gerente de Seguridad de Enitel, Michael Damas, informó de que esta empresa tuvo pérdidas el año pasado por 32.632.000 córdobas (1.787.075 dólares) por concepto de robo de cables, mientras Estesa y Unión Fenosa perdieron más de diez millones de córdobas (547.645 dólares).

Damas dijo que el año pasado dos personas murieron en enfrentamientos con la policía al momento de cometer los robos de cables, y que otra persona se encuentra ingresada muy grave en un hospital de Managua, tras resultar quemada al tratar de cortar un cable eléctrico de alta tensión.

Añadió que por estos robos el año pasado la policía detuvo a 232 personas, y que en entre enero y abril de este año otras 50 han ido a prisión por el mismo delito.

Según dijeron los ejecutivos en la rueda de prensa, entre ellos Marvin Prado, responsable de ilegales y de seguridad de Unión Fenosa, y Edgar Amador, de Estesa, los cables de aluminio o cobre son vendidos en el mercado negro de chatarra.

Agregaron que posteriormente son utilizados en la elaboración de utensilios varios, o que se venden como materia prima en grandes centros de acopio.

Los robos de cables se calculan en más de 500 kilómetros, según las fuentes empresariales.

Explicaron que las distribuidoras de energía eléctrica (Disnorte y Dissur) de Unión Fenosa son por lo general víctimas de robos de cables de aluminio, principalmente en la red de alumbrado público y cables de acometidas que conectan los medidores de electricidad del cliente con los cables de la red.

Las fuentes informaron de que el último robo se produjo el 19 de marzo en Managua, y que también se vieron afectados tres postes de 35 pies, seis luminarias de 250 voltios y el tendido de seis tramos de dos líneas de alumbrado público.

Señalaron que a causas de estos robos miles de usuarios de la energía eléctrica sufren apagones, interrupciones en el servicio de la televisión por cable y en el servicio telefónico.

también te puede interesar