Economía

Brasil se incorporará como miembro fundador del Banco del Sur

Brasil se incorporará como miembro fundador del Banco del Sur, según anunció hoy el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, que pidió que la nueva institución se vincule legalmente al Mercosur

Redacción Central |

Brasil se incorporará como miembro fundador del Banco del Sur, según anunció hoy el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, que pidió que la nueva institución se vincule legalmente al Mercosur

Hasta ahora, Brasil había indicado que analizaba la propuesta, impulsada principalmente por el presidente venezolano, Hugo Chávez, pero Mantega anunció que su país se añadirá como miembro de pleno derecho.

“Brasil ya ha decidido que va a ser miembro, falta una declaración política en ese sentido”, dijo Mantega a la prensa en la sede del Fondo Monetario Internacional (FMI), en Washington.

El ministro hizo las declaraciones después de que el viernes se reuniera con sus homólogos de Bolivia, Argentina y Ecuador, y con el vicegobernador del banco central de Venezuela, los países que impulsan la nueva institución de crédito.

La declaración política de la que habló Mantega tendrá lugar en la I Cumbre Energética Suramericana, que se celebrará este lunes y martes en Venezuela y a la que asistirá el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

“Como hubo un malentendido en la fundación porque hubo una manifestación unilateral de Venezuela y Argentina para constituir el Banco y después se nos invitó a nosotros, es necesario que el presidente Lula firme unos términos de adhesión”, dijo Mantega.

El ministro dijo que básicamente se establecerá un nuevo documento de fundación que será suscrito por los países interesados: Venezuela, Argentina, Brasil, Bolivia y Ecuador.

La decisión de Brasil fue acogida con regocijo por el ministro de Hacienda de Bolivia, Luis Alberto Arce Catacora. “Es un impulso muy fuerte, es el espaldarazo que necesitaba el Banco del Sur”, dijo Catacora a Efe.

“Estaban los países más grandes, estaba Argentina, estaba Venezuela, faltaba Brasil, con esta decisión que nos ha manifestado el ministro Guido Mantega creemos que ya está completo el panorama y estimamos que los otros países se van a ir sumando poco a poco a este proyecto”, añadió.

El Banco del Sur fue anunciado inicialmente por Chávez y el presidente de Argentina, Néstor Kirchner, en parte como una alternativa a los organismos multilaterales de crédito.

La institución tendrá como objetivo financiar el desarrollo de sus países miembros, pero en la reunión del viernes algunos participantes propusieron que también preste ayuda cuando existen desequilibrios presupuestarios.

“Hay varias posiciones, de que sea, supongamos la analogía, un Banco Mundial o un Fondo Monetario, nosotros quisiéramos que sea ambas cosas a la vez”, dijo Catacora.

En cambio, Brasil está a favor de que comience “más modestamente”, estrictamente como un banco de desarrollo, con lo que podría ponerse en marcha en unos doce meses, según explicó Mantega.

Catacora, sin embargo, espera que el Banco del Sur pase del mundo de las ideas al de la realidad en los próximos dos meses, aunque reconoció que “puede haber algunas demoras”.

Además, Brasil quiere “que no sea un banco suelto” y que esté ligado al marco institucional del Mercosur, según Mantega.

“Pese a que Brasil no necesita mucho la financiación, ni para ayuda presupuestaria o financiera, Brasil, como está interesado en la integración de América de Sur, trabajará en la creación del Banco del Sur”, dijo el ministro.

Actualmente América Latina recibe ayuda para el desarrollo de proyectos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial y la Corporación Andina de Fomento (CAF).

No obstante, Mantega señaló que existe espacio para la nueva institución, que podría ofrecer garantías de crédito y desembolsar préstamos de forma más rápida.

Aún así, el ministro dijo que el Banco tendría principios “muy claros” para la distribución de los recursos, que serían fiscalizados “rigurosamente”.

El ministro afirmó que aún no se ha definido la aportación de cada país miembro, pero resaltó que debería ser similar para impedir que unas naciones tuvieran mucho más poder en su seno que otras.

“Eso impide colocar cuantías elevadas, porque hay países que tienen más recursos, como Brasil o Venezuela, pero otros tienen menos”, dijo Mantega.

Otro detalle a definir es dónde estará la sede. El ministro dijo que Brasil prefiere que se ubique en un país pequeño para fomentar su desarrollo financiero.

también te puede interesar