Economía

En operación plantas eléctricas venezolanas en Nicaragua

Con la conexión hoy al sistema del último bloque de plantas eléctricas suministradas por Venezuela, Nicaragua comenzó a recibir el total de 60 megavatios comprometidos en el marco de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA)

Redacción Central |

Con la conexión hoy al sistema del último bloque de plantas eléctricas suministradas por Venezuela, Nicaragua comenzó a recibir el total de 60 megavatios comprometidos en el marco de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA)

Mario Gutiérrez, el ingeniero cubano a cargo de la instalación y montaje de las 32 plantas eléctricas, dijo a Prensa Latina que se trata de las primeras pruebas de sincronización con los 15 megavatios que quedaban por entregar.

Recordó que la primera batería de ocho plantas, que en total tienen una capacidad de generación de 15 megavatios, entró en operaciones el 15 de febrero pasado.

Desde entonces, afirmó Gutiérrez, las plantas de Las Brisas, que toman el nombre del barrio capitalino donde están ubicadas, han generado cuatro mil 700 megavatios hora, en los horarios de mayor demanda.

Los tres grupos electrógenos restantes están instalados en Los Brasiles, 10 kilómetros al noroeste de Managua.

De acuerdo con el especialista cubano, las batería Uno y Dos de ese emplazamiento quedaron sincronizadas al sistema electro-energético nacional desde el 27 y 30 de marzo, respectivamente, y tributan 30 megavatios.

Los 60 megavatios que aportarán en total los grupos electrógenos de tecnología alemana, cubren la mitad del déficit de generación que tiene actualmente Nicaragua.

Para septiembre próximo se espera la llegada de otras 32 plantas eléctricas procedentes de Cuba, según anunció en días pasados el presidente Daniel Ortega.

La cooperación cubano-venezolana se inscribe dentro del ALBA, un proyecto integracionista en el que participa también Bolivia, y al cual se adhirió Nicaragua el 11 de enero pasado, un día después de la toma de posesión del presidente sandinista, Daniel Ortega.

La ayuda en el sector energético contempla además el cambio de casi dos millones de bombillos incandescentes por fluorescentes, de menor consumo de electricidad, en todos los hogares nicaragüenses.

El diagnóstico integral para determinar el consumo de electricidad en el sector doméstico nicaragüense contó con la cooperación de especialistas y trabajadores sociales cubanos, quienes participarán también en el cambio de las bujías.

El combustible para el funcionamiento de las plantas es entregado por Venezuela, que suscribió un convenio con Nicaragua para el suministro de hasta 10 millones de barriles de petróleo anuales, en condiciones ventajosas de pago.

Los llamados Acuerdos del ALBA entre Caracas y Managua rondan los 430 millones de dólares, y abarcan casi todos los sectores de la economía.

también te puede interesar