Economía

Daniel aborda crisis de agua y energía en Nicaragua

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se reunió con los miembros de su gabinete para buscar soluciones a la crisis energética y de suministro de agua potable que padece el país

Redacción Central |

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se reunió con los miembros de su gabinete para buscar soluciones a la crisis energética y de suministro de agua potable que padece el país

Este gobierno, en sus 77 días en el poder, viene dando respuesta a problemas sociales como la salud, la educación, y hoy estamos hablando aquí de un tema muy sensible como es el agua, informó el líder sandinista, quien asumió la presidencia el 10 de enero pasado.

Durante la reunión celebrada en la sede del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), se conoció que 100 mil personas que habitan en 35 barrios Managua enfrentan una situación difícil por no tener acceso al vital líquido.

La crisis, sin embargo, no es exclusiva de esta capital, porque según el director del Sistema Nacional de Atención a Desastres, Ramón Arnesto, en el resto del país hay otros 75 mil nicaragüenses en igual situación.

“Es una ironía que con tanta agua que tiene Nicaragua, falte el agua potable en muchas partes del país”, señaló el mandatario.

Los problemas en el suministro de agua obedecen a la insuficiente infraestructura heredara de gobiernos anteriores, y a la sequía que afecta al país, de acuerdo con lo enunciado por Ruth Selma Herrera, de la empresa de Acueductos y Alcantarillado.

La contaminación de las cuencas de abasto fue otra de las causas enumeradas, por lo que el jefe de Estado pidió un informe sobre las empresas que vierten sus desechos en los ríos y lagos del país.

La falta de energía eléctrica, como resultado de la crisis del sector energético también incide también directamente en la falta de agua potable.

Es imprescindible mantener el suministro de energía para garantizar el agua, señaló Ortega, quien denunció que la trasnacional español de electricidad se niega a cumplir sus compromisos de invertir en el sector, para mejorar el servicio.

El líder sandinista advirtió a la empresa foránea que de no cumplir lo acordado, el gobierno nicaragüense se verá obligado a tomar las “medidas correspondientes” para garantizar el suministro de electricidad a la población.

Como un paliativo a la crisis, Nicaragua recibió 32 grupos electrógenos suministrados por Venezuela y Cuba, que en los próximos meses entregarán otra cifra similar, para generar un total de 120 megavatios en los horarios de mayor demanda.

La nación centroamericana se apresta también a cambiar, con la cooperación de La Habana y Caracas, casi dos millones de bombillos incandescentes por otros más ahorradores.

también te puede interesar