Economía

Nicaragua presentó su propia propuesta económica al FMI

El presidente Daniel Ortega aseguró que las reuniones del gobierno con el Fondo Monetario Internacional concluidas este jueves, sólo fueron para presentar el programa económico de Nicaragua

Redacción Central |

El presidente Daniel Ortega aseguró que las reuniones del gobierno con el Fondo Monetario Internacional concluidas este jueves, sólo fueron para presentar el programa económico de Nicaragua

Al concluir una reunión con un grupo de religiosos norteamericanos, celebrada la tarde del jueves, Ortega explicó que “en cuanto a las reuniones con el Fondo Monetario, creo que es importante que conozca el pueblo nicaragüense que en estos momentos, se está en una primera fase en la que todavía no se entra a negociar, en el sentido de, entrar al detalle”.

Las declaraciones de Ortega fueron difundidas este viernes por la oficina presidencial de comunicación. Textualmente, dijo:

“Simplemente, estamos en la fase donde Nicaragua está presentando su plan, su propuesta. Por primera vez Nicaragua presenta su propuesta, porque siempre era el Fondo el que traía su plan y esta es la primera vez que Nicaragua presenta el suyo. Lógicamente, frente a esa propuesta de Nicaragua, se escucharán algunas consideraciones de parte de los delegados del Fondo; ha habido sesiones donde ha estado presente la Representación del Banco Mundial y del BID, porque son elementos que enlazan cuando se trata de este tipo de programas”.

“En la propuesta, en el programa de Nicaragua, el énfasis está en el combate a la pobreza. Ese es nuestro énfasis y no hemos entrado en detalles, porque esta es una primera fase. Ellos, regresarán a su Sede en Washington, harán sus valoraciones, vendrán nuevas reuniones… esto no se decide en una sola reunión. Claro que si se lograra resolver en una reunión ¡magnífico! Ojalá se pudiese hacer así”.

“Ojalá que se entendiera que este es un país, un pueblo, que ha estado sometido a una situación permanente de estarle ajustando y ajustando la faja a los pobres… mientras los ricos, comprando cada día, fajas de mayor número; empezaron usando fajas 26, 28, con cintura de muchacha y ahora, tienen que buscar fajas número 60, 70, 80, porque han ido engordando. Mientras los pobres… cada día ¡van buscando fajitas de niños!”

“Eso lo tienen que entender los Representantes del Fondo y sobre todo, los países miembros; porque los Representantes no son más que emisarios y son los países los que determinan estas políticas. En este caso, los países desarrollados son los que las determinan”.

Rosales explica detalles de la reunión

El gobierno concluyó este jueves de manera “satisfactoria” la primera ronda de negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la firma de un acuerdo económico en el cual los representantes de Nicaragua expusieron sus prioridades, pero no acordaron ninguna fecha para la firma de un acuerdo.

“Los resultados de este primer encuentro han sido satisfactorios y fructíferos, hemos encontrado puntos de coincidencia entre el Gobierno de Nicaragua y los organismos financieros internacionales”, aseguró este jueves el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Antenor Rosales, en rueda de prensa.

“Nicaragua está interesada en que conversemos sobre políticas, no sobre medidas particulares (en un futuro acuerdo)(…) yo siento que el Fondo Monetario, en el cumplimiento de su objetivo, va a actuar y ha actuado de manera flexible; es la única manera de que pueda entender los problemas de Nicaragua”, explicó Rosales.

Según el funcionario, “se le hizo un planteamiento claro (al FMI). Le establecimos tres grandes ejes: uno es de las prioridades de políticas de desarrollo y crecimiento en el programa económico-financiero, el segundo, las prioridades de generación de riqueza y reducción de la pobreza y el tercero, lo relativo a la estabilidad macroeconómica”.

Las negociaciones entre el gobierno y el FMI iniciaron el lunes pasado, pero las mesas se abrieron formalmente el martes con la participación de representantes del Banco Mundial (BM) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), explicó Rosales.

Coincidencias

Explicó que la “intensa” reunión de cuatro días se dividió en encuentros bilaterales con el FMI, BM, BID, y de forma conjunta con todos esos organismos financieros. Según el funcionario, el gobierno encontró “puntos coincidentes” con todos los organismos.

Entre los “puntos coincidentes” con el FMI, Rosales mencionó que la pobreza es una “tarea pendiente” en este país centroamericano, y erradicarla, un objetivo de los programas económicos que hasta hoy se han firmado.

La misión del FMI fue presidida por el asesor principal de asuntos del Hemisferio Occidental del organismo, Markus Rodlauer, quien escuchó la larga exposición que le hizo el gobierno sobre sus prioridades económicas y sociales, y “los principios de su política financiera”, dijo Rosales.

En sus principios sobresale el interés del gobierno de impulsar un desarrollo “gradual (…) con el acompañamiento de la comunidad internacional”.

Aseguró que Nicaragua hizo una “valoración” sobre los anteriores programas económicos y hubo coincidencia con el Fondo en que, pese a los últimos programas de ajuste, Nicaragua sigue siendo muy pobre y que es urgente generar riqueza para reducir la enorme brecha social en el país.

Observó que a pesar de la existencia de esos acuerdos previos con el FMI, el país sigue teniendo una economía vulnerable, pobre, y una deuda social real.

También resaltó los esfuerzos que el país ha hecho para mantener la sanidad económica y estabilidad macroeconómica, sin poder detener la emigración de los nicaragüenses en los últimos 16 años. Rosales anotó que la mortalidad infantil y la materna tampoco han disminuido “como quisiéramos”.

“Nicaragua planteó (al FMI) que quiere seguir esforzándose para alcanzar los indicadores (sugeridos), pero no sólo en lo relativo al crecimiento económico, sino de ir avanzando en los objetivos del reto del milenio”, añadió.

Aseguró que Rodlauer manifestó “su disposición” al planteamiento que presentó Nicaragua.

Próxima cita en abril

El funcionario dijo que en abril próximo se realizará la segunda ronda de negociaciones, en un lugar por definir, en la que esperan tener “elementos más desarrollados por parte de los organismos y con una visión más precisa de parte del gobierno, atendiendo algunas recomendaciones que los organismos financieros pudieran realizar”.

El encuentro terminó este jueves a nivel técnico, sin resultados tangibles sobre los montos en préstamos que el gobierno desea obtener de la comunidad internacional, ni de las propuestas y condiciones que se barajaron en la mesa.

Rosales se limitó a informar que las partes coincidieron por ejemplo en la necesidad de dirigir la asistencia internacional en la reducción de la pobreza (70%), porque los programas firmados con las administraciones no hicieron nada al respecto.

Dijo que el eje de su propuesta gira en torno a la prioridad que el gobierno quiere dar al gasto social para bajar los índices de pobreza, la generación de riqueza y la estabilidad macro económica. Destacó que la nueva administración busca que el FMI respete las prioridades de su política económica.

Según Rosales, el gobierno planteó la urgencia de invertir en áreas como infraestructura para el comercio (remodelación de puertos), turismo y energía eléctrica, y dejó claro que “sólo con inversión extranjera es posible lograr el crecimiento económico”.

Nuevos mercados

El presidente del Banco Central dijo que el gobierno defendió su interés de ampliar su comercio exterior y abrir nuevos mercados, incorporándose a la alianza ALBA que impulsa Venezuela y al CARICOM.

“Nicaragua espera entrar a otros mercados que no están en la agenda del día, como China y los países árabes, sin pretender sustituir la decisión de los propios exportadores sobre el mercado al que quieren acceder”, abundó.

Rosales reiteró que en la segunda ronda de negociaciones insistirán ante el FMI de que se requiere un “nuevo enfoque” para tratar de resolver los problemas del país.

Según el funcionario, el gobierno y los organismos también coincidieron en que Nicaragua requiere de la cooperación internacional, pero también de que todas las estrategias y políticas deben aplicarse “gradualmente” y en base a “un amplio consenso nacional”, indicó.

Reafirmó que el gobierno sandinista no tiene fecha exacta para suscribir un acuerdo con ese organismo, aunque espera esté firmado este año, debido a que están pendientes, para apoyar al presupuesto, 152,2 millones de dólares por parte del FMI y cerca de 400 millones de dólares de la comunidad internacional.

El último acuerdo con el FMI, firmado entre el anterior gobierno nicaragüense que presidía Enrique Bolaños, finalizó el 12 de diciembre pasado.

El funcionario dejó claro que al margen de la ayuda que reciben de países como Venezuela, el gobierno también desea obtener el apoyo del FMI “para impulsar sus programas” económicos y sociales. “Nosotros queremos el apoyo de los organismos internacionales para desarrollar nuestro” programa, dijo el funcionario.

Según Rosales, en las conversaciones hubo flexibilidad de ambas partes y “el FMI ha manifestado su disposición de comprender este planteamiento que ha hecho Nicaragua”.

Si Nicaragua no firma un acuerdo con el FMI no podrá acceder a 115,2 millones de dólares que la cooperación internacional tiene previsto desembolsar este año en préstamos y donaciones en apoyo al presupuesto del país.

El acuerdo contempla nuevas concesiones de créditos que deben ser negociados por las partes según sus intereses, las cuales no fueron reveladas en esta reunión, que continuará el próximo mes de abril.

Los resultados de la primera ronda solo fueron informados a la prensa escrita e internacional en una rueda de prensa, en la que no estuvo presente ningún representante del FMI, del BM y del BID.

La deuda con el BID

Durante la rueda de prensa, Rosales ratificó que el BID condonó a Nicaragua una deuda por 984 millones de dólares, incluidos los intereses.

“Para el día de hoy 15 de marzo, el alivio de la deuda de parte del Banco Interamericano es ya una realidad”, dijo Rosales en una conferencia de prensa. Los gobernadores del organismo multilateral están reunidos en asamblea en Guatemala y podrían anunciar su decisión el viernes.

Esa condonación, recomendada por el comité de la asamblea de gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo tras una reunión en enero en Amsterdam, podría oficializarse el viernes y recortaría a casi la mitad las obligaciones de Nicaragua con el organismo financiero.

Agregó que para este jueves “teníamos el 99,61% de lo que se necesita y desde el punto de vista de votos teníamos ya el 95,29%, de manera que hoy se puede decir de forma categórica que el alivio de la deuda es una realidad”.

Al 31 de diciembre del 2006, la deuda de Nicaragua con el BID ascendía a 1.535 millones de dólares.

La recomendación hecha en Amsterdam sugiere aliviar la deuda de Bolivia, Guyana, Haití, Honduras y Nicaragua por un monto de aproximadamente 3,370 millones de dólares de principal y alrededor de 1,017 millones de dólares de intereses.

también te puede interesar