Economía

Sector energético en la mira de gobierno sandinista

El sector energético nicaragüense, que desde hace varios meses atraviesa una grave crisis con prolongados y desordenados apagones, se encuentra hoy en la mira del nuevo gobierno sandinista

Redacción Central |

El sector energético nicaragüense, que desde hace varios meses atraviesa una grave crisis con prolongados y desordenados apagones, se encuentra hoy en la mira del nuevo gobierno sandinista

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien asumió el cargo el 10 de enero pasado, considera que “el pecado original” lo cometieron los gobiernos neoliberales que privatizaron la electricidad, tras la derrota electoral del sandinismo en 1990.

Para tratar de enmendar la situación y velar por los intereses del Estado, las nuevas autoridades anunciaron que revisarán las concesiones otorgadas a las empresas generadoras, las cuales generan mucho menos energía de la prometida.

De acuerdo con el presidente de la estatal Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), Ernesto Martínez, el gobierno anterior que encabezó el mandatario Enrique Bolaños, “perdió el concepto de Estado, y se encargó de beneficiar a los privados”.

El funcionario aseguró a El Nuevo Diario que en los últimos cinco años, las autoridades estatales sólo lograron introducir 180 megavatios al sistema electroenergético nacional.

En el sector privado, la culpa de la caótica situación actual se la achacan mutuamente las empresas generadoras particulares y la trasnacional española Unión Fenosa, que tiene el monopolio de la distribución de electricidad en Nicaragua.

Ortega advirtió el sábado pasado en un acto público, y en medio de las aclamaciones de la población, que el gobierno tomará medidas contra la empresa extranjera si cumple sus amenazas de dejar sin servicio eléctrico al país.

“Si siguen actuando en la forma que está actuando, el gobierno va a tomar las medidas correspondientes para garantizar que esto no ocurra (los apagones)”, dijo el mandatario.

De acuerdo con Ortega, Unión Fenosa violó de forma malintencionada los mecanismos legales existentes al llevar ante el Banco Mundial una demanda contra el ente regulador, por presunto incumplimiento de contrato, sin esperar por el arbitraje nacional.

Para paliar el déficit actual de 120 megavatios hora, el gobierno sandinista apeló a la solidaridad venezolana y cubana, en el marco de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), proyecto integracionista al que se sumó recientemente Nicaragua.

Como parte de los convenios, Caracas entregó 32 plantas eléctricas, con capacidad para generar 60 megavatios, y cuya instalación corre a cargo de especialistas cubanos.

Los primeros grupos electrógenos ya comenzaron a aportar 15 megavatios a la red nacional, mientras que, según Martínez, los 45 restantes estarán disponibles a finales de marzo.

El gobierno sandinista pretende además cambiar casi dos millones de bombillos incandescentes por otros más ahorradores en los hogares nicaragüenses.

Ambas medidas ayudarán a paliar la situación, mientras se concretan los proyectos a largo plazo, dirigidos a aprovechar los abundantes recursos eólicos, hídricos y geotérmicos que tiene Nicaragua como fuentes renovables de energía.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!