Economía

La luz del ALBA en Nicaragua

La instalación de 32 grupos electrógenos con capacidad para generar 60 megavatios hora y el cambio de casi dos millones de bombillos incandescentes por otros más ahorradores representan los primeros destellos del ALBA en el campo energético nicaragüense

Redacción Central |

La instalación de 32 grupos electrógenos con capacidad para generar 60 megavatios hora y el cambio de casi dos millones de bombillos incandescentes por otros más ahorradores representan los primeros destellos del ALBA en el campo energético nicaragüense

La Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), el proyecto integracionista que promueven los gobiernos de Venezuela, Cuba y Bolivia, llegó a la nación centroamericana en enero pasado, de la mano del sandinista Daniel Ortega.

Un día después de la toma de posesión del líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional el 10 de enero pasado, Nicaragua formalizó su adhesión a la iniciativa, cuyos principios son la complementariedad, la solidaridad y el comercio justo.

En el caso específico de Nicaragua, además del sector energético, la cooperación abarca las áreas de infraestructura, agricultura, capacitación, transferencia de tecnología, y apoyo a productores, cooperativas y programas, así como salud y medicina.

Venezuela también estudia la posibilidad de construir una refinería, un oleoducto y dos plantas procesadoras de aluminio en territorio nicaragüense.

Aunque con la firma de los documentos de rigor Managua entró oficialmente al ALBA, el proyecto bolivariano había comenzado a beneficiar a la población pobre desde mucho antes de la vuelta de los sandinistas al poder.

Mediante la Operación Milagro, que llegó al país en junio pasado, más de dos mil nicaragüenses de escasos recursos han recuperado la visión, al ser operados totalmente gratis en Cuba y Venezuela.

El petróleo venezolano adquirido por la Asociación de Municipios de Nicaragua mediante un ventajoso convenio con la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) trajo consigo la reducción del precio del transporte urbano en esta capital.

Los 10 millones de barriles anuales contratados a Venezuela permitirán además mantener en funcionamiento las 32 plantas de tecnología alemana, cuya principal tarea será contrarrestar el déficit de electricidad que padece el país.

Los primeros ocho equipos, que generarán en total 15 megavatios, ya fueron instalados y conectados al sistema electroenergético nacional, con la ayuda de especialistas cubanos y venezolanos.

Los restantes 24 grupos electrógenos comenzarán a tributar otros 45 megavatios en los horarios de mayor demanda, hacia finales de marzo.

La ayuda en el sector energético contempla además el cambio, de forma totalmente gratuita, de casi dos millones de bombillos incandescentes por otros más ahorradores en todos los hogares nicaragüenses.

El diagnóstico integral para determinar el consumo de electricidad en el sector doméstico nicaragüense fue realizado por ENTRESA, con la cooperación de especialistas y trabajadores sociales cubanos, quienes participarán también en el cambio de las bujías.

Los jóvenes, que realizaron una tarea similar en la isla caribeña y en Venezuela, aplicaron más de 10 mil encuestas en 12 de los 17 departamentos del país.

Según el estudio, el cambio de los bombillos representará un ahorro de electricidad de entre 60 y 70 megavatios, que sumados a los 60 megavatios que aportarán las plantas, representan casi el total del déficit actual.

Tanto las plantas como los bombillos ahorradores darían un respiro al gobierno sandinista, que pretende explotar los inmensos recursos eólicos, geotérmicos e hídricos del país como fuentes generadoras de energía.

también te puede interesar