Economía

Davos 2007, más ecológico y social, pero igual de elitista

Davos – El Foro Económico Mundial (WEF) de Davos (Suiza), que terminó el sábado, rezumó este año conciencia ecológica y da cada vez más cabida a contenidos sociales, pero sigue siendo un punto de encuentro reservado a la élite económica mundial

Tony Blair
El primer ministro británico, Tony Blair, en la sesión 'Reto global', del Foro Económico Mundial (WEF), en Davos (Suiza) el 27 de enero. | AFP

Redacción Central |

Davos – El Foro Económico Mundial (WEF) de Davos (Suiza), que terminó el sábado, rezumó este año conciencia ecológica y da cada vez más cabida a contenidos sociales, pero sigue siendo un punto de encuentro reservado a la élite económica mundial

En esta XXXVI edición se habló también de energía, la reactivación del proceso de paz en Oriente Medio y de la ronda de Doha, de los objetivos del presidente mexicano, Felipe Calderón, y de China, India y Latinoamérica, todo entre debates, mesas de trabajo y lujosos cócteles.

Unos 2.400 invitados de 90 países, la mayoría jefes de multinacionales pero también 24 jefes de Estado y de gobierno, 85 ministros, dirigentes de organismos internacionales, estudiosos y miembros de la sociedad civil, sólo pueden acudir por invitación del fundador del WEF, el alemán Klaus Schwab, y este año han tenido que abonar 28.000 dólares (21.700 euros) para asistir.

La ecología irrumpió este año como un tema de peso en el Foro, cuyos organizadores subrayaron en una encuesta a los participantes que en 2007 el 20% de los interrogados tiene como prioridad proteger el medio ambiente, frente al 9% del año pasado. Además empezó con el optimismo que insufló el anuncio del presidente estadounidense, George W. Bush, de que pretende sustituir el 20% del combustible utilizado por etanol, lo que fue alabado por el primer ministro británico.

Pero Tony Blair dejó claro que frenar el calentamiento de la Tierra, si Estados Unidos, China e India no acuerdan compromisos vinculantes para reducir las emisiones de efecto invernadero, los esfuerzos de otros países no servirán de nada. Brasil se alegró porque esa decisión beneficiará a su país, según el ministro de Industria, Fernando Furlan, que asegura que él fue quien trajo a Davos el tema de los combustibles ecológicos, ya que “antes no había cultura de biocombustibles”.

Otros temas más sociales van entrando en Davos pero poco a poco, empezando por África, presente desde hace años sobre todo de la mano de Blair, el cantante Bono y el fundador de Microsoft, Bill Gates, que financia abundantemente proyectos en el continente, y representantes de grandes ONG como Amnistía Internacional o Greenpeace.

El elitismo de Davos provocó hace unos años la reacción de las organizaciones sociales, que fundaron en 2001 el Foro Social Mundial (FSM) en Porto Alegre (Brasil). Pero con el paso de los años, “los que somos de izquierdas creemos que Davos está menos a la derecha, y los de derechas creen que Porto Alegre no está tan a la izquierda”, estima el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva.

también te puede interesar