Economía

El petróleo cae y pone a la OPEP entre la espada y la pared

París – El precio del petróleo llegó a perder un tercio de su valor desde los máximos históricos del pasado verano, y un 14% desde el inicio de 2007, lo que podría inducir a la OPEP a actuar nuevamente, aunque su impacto corre el riesgo de ser limitado o casi nulo en los mercados

Oleoductos
Oleoductos cerca de la refinería petrolífera de Leuna, al este de Alemania, en una imagen de archivo. | AFP. Archivo

Redacción Central |

París – El precio del petróleo llegó a perder un tercio de su valor desde los máximos históricos del pasado verano, y un 14% desde el inicio de 2007, lo que podría inducir a la OPEP a actuar nuevamente, aunque su impacto corre el riesgo de ser limitado o casi nulo en los mercados

Desde los récords absolutos de hace seis meses, con un barril en torno a los 78 dólares, ha sido imparable el goteo a la baja de las cotizaciones. Esta semana, el barril llegó a ubicarse por debajo de los 52 dólares.

Las razones para este hundimiento sobraron: una benigna temporada de huracanes que no afectó como otros años a las instalaciones petroleras del Golfo de México; un invierno boreal extraordinariamente suave, que reduce el consumo de combustible para calefacción; el buen estado de las reservas estadounidenses y una oferta mundial más que suficiente.

Además, la oferta de las naciones productoras no miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), sigue aumentando.

“Los productores no-OPEP aumentaron su producción en regiones como África del Oeste y el Golfo de México, lo que quiere decir que el mercado se enriquece suplementariamente de 1,5 a dos millones de barriles diarios desde principios de año”, explicó Adrian Jackson, analista de Investec.

La suma de estos factores “aterra al mercado”, especialmente ante la llegada de un período del año -segundo trimestre, fin del invierno boreal- con menor demanda de petróleo.

Ello coloca en complicada situación a la OPEP, que suministra el 40% del crudo mundial pero cuyos ingresos se han reducido a medida que caen los precios.

En estos últimos meses de baja de precios, el cártel ya tuvo que intervenir para intentar sostener las cotizaciones. En octubre de 2006, celebró una reunión extraordinaria en Doha (Qatar), en la que anunció una reducción de su producción de 1,2 millones de barriles diarios a partir de noviembre.

El efecto en el mercado fue, a medio plazo, casi nulo y los precios siguieron cayendo. A mediados de diciembre, en su reunión ordinaria de Abuja (Nigeria), la OPEP volvió a anunciar otro recorte de su oferta, esta vez de 500.000 barriles diarios, desde el próximo 1 de febrero.

Tampoco el gesto impidió que el precio del barril siguiera bajando, sobre todo al iniciarse 2007: desde entonces hasta ahora, ha retrocedido de unos 61 dólares a los 52 o 53 dólares actuales.

Según Adrian Jackson, el cártel está ahora entre la espada y la pared y no le queda más remedio que seguir reduciendo su producción. “A menos que la OPEP no tome una decisión, vamos a seguir teniendo demasiado petróleo en el mercado, y eso es justamente lo que le da miedo. La OPEP debe reducir su producción”, afirmó.

“La OPEP está preocupada” por esa caída de las cotizaciones, admitió el jueves el ministro de Petróleo de Emiratos Árabes Unidos, Mohamed Al-Hamili. La próxima reunión ordinaria del cártel está fijada el 15 de marzo, en su sede de Viena.

Pero de momento no se ha “decidido aún celebrar una reunión extraordinaria” antes de la de Viena, ni se ha tomado “ninguna (nueva) medida destinada a reducir” la producción del cártel, afirmó el ministro emiratí.

Según Mike Wittner, analista de Calyon, la OPEP podría contemplar ahora dos opciones: “o bien decide aplicar con más rigor los recortes de producción ya fijados, o bien reduce de forma más drástica su producción a partir de febrero, en más de esos 500.000 barriles diarios”.

también te puede interesar