Economía

Bolaños entrega una Nicaragua más pobre, afirma economista

Managua – A contrapelo del anuncio del presidente Enrique Bolaños de que dejará la “mesa servida” al sandinista Daniel Ortega, el economista Néstor Avendaño asegura que el gobierno saliente entregará una Nicaragua aún más pobre que hace cinco años

Enrique Bolaños
El presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, durante su mensaje a la Nación, el 27 de Septiembre del 2005 en Managua, junto con su Gabinete de Gobierno y los jefes del Ejército y de la Policía Nacional. Los escándalos de corrupción empañan el final del mandato de Bolaños, y podrían llevarlo ante la justicia, tanto a él como a varios miembros de su gobierno, a partir del 10 de enero de 2007, cuando entregue el poder a Daniel Ortega. | AFP. Archivo

Redacción Central |

Managua – A contrapelo del anuncio del presidente Enrique Bolaños de que dejará la “mesa servida” al sandinista Daniel Ortega, el economista Néstor Avendaño asegura que el gobierno saliente entregará una Nicaragua aún más pobre que hace cinco años

En el gobierno de Bolaños se extendió y se profundizó la pobreza de los nicaragüenses, asevera el experto, en declaraciones que reproduce este sábado la prensa local.

De acuerdo con Avendaño, durante la era “bolañista”, que inició el 10 de enero de 2002 y culminará el miércoles próximo, creció más el número de miserables que el número de pobres, lo que significa, explicó, que el volumen de miseria es mayor que el de pobreza.

Mientras Bolaños habla de supuestos logros, traducidos en estabilidad macroeconómica, el economista critica al mandatario por haber concentrado el “escuálido” crecimiento económico de un tres por ciento anual como promedio, en manos del sector financiero.

El aumento del número de niños fuera del sistema escolar (alrededor de 800 mil actualmente), la mitad de los campesinos sin acceso a agua potable, y un incremento en los casos de SIDA se incluyen entre los señalamientos que le hace Avendaño.

Cifras aportadas por organismos internacionales como el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas calculan que casi el 80 por ciento de los cinco millones 100 mil habitantes del país viven por debajo del umbral de pobreza, y la mitad de ellos en la miseria.

El analfabetismo, que se redujo a 12 por ciento en los años 80 después de la Cruzada Nacional de Alfabetización conducida por las autoridades sandinistas de entonces, se eleva ahora a 35 por ciento.

La tasa de mortalidad infantil sobrepasa los 35 fallecidos por cada mil nacimientos.

Tales cifras ubican a Nicaragua como el segundo más pobre de América Latina, sólo por delante de Haití en esa negativa lista.

también te puede interesar