Economía

ALBANIC, pieza clave para solucionar crisis energética en Nicaragua

Managua – La flamante empresa mixta nicaragüense-venezolana ALBA Petróleos de Nicaragua (ALBANIC) se perfila hoy como el caballo de batalla del futuro gobierno sandinista para conjurar la grave crisis energética que enfrenta el país centroamericano

Redacción Central |

Managua – La flamante empresa mixta nicaragüense-venezolana ALBA Petróleos de Nicaragua (ALBANIC) se perfila hoy como el caballo de batalla del futuro gobierno sandinista para conjurar la grave crisis energética que enfrenta el país centroamericano

Fruto directo del convenio firmado el 25 de abril pasado en Caracas por la Asociación de Municipios de Nicaragua con Petrocaribe, filial de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), la firma inaugurará mañana sus oficinas en Managua.

ALBANIC lleva algún tiempo trabajando en Nicaragua, y aunque ha tenido que lidiar con trabas y reticencias más de orden político que legal, “su objetivo es solucionar la crisis energética que padece Nicaragua”, aseveró a Prensa Latina su gerente general, José Peña.

Ingeniero de profesión, el empresario representa la contraparte venezolana de la compañía, cuyo primer resultado concreto es lograr la rebaja del precio del pasaje en el transporte urbano colectivo de Managua.

La aplicación de la llamada “tarifa social” de 2.50 córdobas (13 centavos de dólar) sólo pudo hacerse efectiva a partir del compromiso asumido por ALBANIC de suministrar 15 mil barriles mensuales de combustible a las cooperativas de ómnibus.

El precio del diesel será menor al del mercado local, porque como reitera Peña, “nuestro objetivo es ayudar a la gente, no explotarlos.”

De acuerdo con el gerente de la empresa, el próximo paso será trabajar en la solución de la crisis energética que desde hace varios meses afecta a los nicaragüenses.

Como parte de esa tarea, ALBANIC está directamente involucrada en la importación de cuatro grupos electrógenos que serán instalados próximamente en varios puntos de Managua.

Peña adelantó que los equipos arribarán en los próximos días a Puerto Limón, en Costa Rica, y de ahí serán trasladados por carretera hasta Managua.

La capacidad de generación de esas plantas será de 40 megavatios, cantidad aún insuficiente para cubrir el déficit, admite Peña, quien anuncia, sin embargo, que para marzo se instalarán otras generadoras que elevarán a 100 megavatios la producción de electricidad.

Nicaragua consume alrededor de 450 megavatios diarios de energía, pero por problemas técnicos en algunas plantas y la reducción del nivel de agua en la principal hidroeléctrica local, el déficit oscila entre los 40 y los 120 megavatios diarios.

Peña aseguró que el suministro del combustible para los grupos electrógenos correrá a cargo de ALBANIC, para no afectar la factura petrolera del país, que actualmente ronda los 600 millones de dólares anuales.

El gerente recordó que el convenio que dio vida a la empresa mixta establece que la misma está en capacidad de cubrir la demanda total de petróleo de Nicaragua, estimada en 10 millones de barriles anuales.

Según los términos del acuerdo, que a partir de la asunción del presidente Daniel Ortega será de estado a estado, el 60 por ciento del combustible será pagado en un término de 90 días al precio del mercado internacional.

El resto, sin embargo, será abonada mediante un crédito de 23 años, dos de gracia y uno por ciento de interés.

también te puede interesar