Economía

Brasil plantea alternativas al proyecto de Gasoducto del Sur

Río de JaneiroBrasil dará prioridad al abastecimiento de gas de sus propias fuentes y promoverá la construcción de una red suramericana de gasoductos para unir a varios productores y consumidores, dijo hoy el ministro de Minas y Energía, Silas Rondeau

Silas Rondeau
El ministro de Minas y Energía de Brasil, Silas Rondeau, afirmó hoy que la elección del izquierdista Rafael Correa como nuevo presidente de Ecuador no es preocupante para los negocios de la petrolera estatal Petrobras. | EFE. Archivo

Redacción Central |

Río de JaneiroBrasil dará prioridad al abastecimiento de gas de sus propias fuentes y promoverá la construcción de una red suramericana de gasoductos para unir a varios productores y consumidores, dijo hoy el ministro de Minas y Energía, Silas Rondeau

Estas son las principales alternativas que estudia el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva a una propuesta inicial de Venezuela de trazar el llamado “Gasoducto del Sur”, una tubería de 10.000 kilómetros para transportar 150 millones de metros cúbicos de gas venezolano por día desde el mar Caribe hasta Argentina, a través de Brasil, a un costo de 23.000 millones de dólares.

“Toda propuesta de integración energética será bienvenida porque tenemos como meta no depender de una sola fuente”, dijo Rondeau.

La propuesta inicial de Venezuela, en estudio por varias comisiones regionales, consiste en abastecer con gas venezolano principalmente el mercado energético brasileño.

Lo que está planteado ahora es “un gran proyecto de integración de todos los países que tienen potencialmente condiciones de suministrar el gas y los que no tienen suficiente y serán eventualmente importadores”, explicó Rondeau.

La prioridad de esa “red de integración energética con varios proveedores y varios consumidores” será determinada por los estudios de comisiones de cinco países (Argentina, Brasil, Venezuela, Bolivia y Perú).

“Se trata de un consorcio, un condominio, una integración de los grandes gasoductos como ocurrió en Europa 40 atrás”, afirmó Rondeau.

Para Brasil, la planificación definida por Lula consiste en buscar la autosuficiencia en gas al igual que en petróleo, dijo Rondeau a periodistas durante la octava Ronda de Licitaciones de bloques para la exploración y producción de hidrocarburos.

El 50 por ciento del consumo brasileño del combustible depende hoy de Bolivia, país con el que el gobierno de Lula y la estatal Petrobras mantienen un diferendo de precios.

Brasil se propone importar 20 millones de metros cúbicos por día de Gas Natural Licuado (GNL) en barcos y aumentar la producción propia en nuevos yacimientos hasta 24 millones de metros cúbicos ya antes del 2008, explicó el ministro.

“Esas son las acciones, cualquier gas que venga, sea del país A, B o C, por gasoductos o navíos tiene que ser bueno para Brasil, porque el país estará confortablemente atendido por sus propios esfuerzos energéticos de producción de su gas”, argumentó.

La red de gasoductos depende de los estudios sobre “los verdaderos mercados” de aquí a 30 años, las fuentes probadas y el precio final al que llegue la molécula de gas al consumidor, explicó.

Según Rondeau, antes de fin de año está previsto terminar los estudios. “El proyecto sólo transitará (su camino) si tuviera un precio competitivo. Nadie hace un proyecto inviable”, advirtió.

El tema ya forma parte de la pauta de la Cumbre de presidentes de Mercosur que se llevará a cabo los días 18 y 19 de enero en Brasilia, explicó más tarde Rondeau a Efe.

“Existe un esfuerzo claro de los presidentes (de Mercosur) de agilizar los resultados de los estudios para la decisiones de posterior implementación”, aseguró.

La inversión “sería prorrateada entre los siete países participantes”, lo que la haría más viable, dijo.

(Visited 6 times, 1 visits today)

también te puede interesar