Economía

Petroleras firman nuevos contratos en Bolivia

LA PAZ – La francesa Total y la estadounidense Vintage firmaron el viernes en la noche, en un acto público, nuevos contratos petroleros y seguirán operando en Bolivia bajo las reglas de la nacionalización de los hidrocarburos decretada por el presidente Evo Morales en mayo. El ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas, fue el encargado de […]

petroleo bolivia
Foto: AP | AP

Redacción Central |

LA PAZ – La francesa Total y la estadounidense Vintage firmaron el viernes en la noche, en un acto público, nuevos contratos petroleros y seguirán operando en Bolivia bajo las reglas de la nacionalización de los hidrocarburos decretada por el presidente Evo Morales en mayo.

El ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas, fue el encargado de anunciar en un breve discurso que las dos son las primeras empresas con las que se cerraron satisfactoriamente acuerdos y el gobierno espera que hasta el sábado se defina la firma de nuevos contratos con las otras ocho compañías pendientes.

Sin embargo, el presidente Evo Morales, quien habló después de la firma ante una nutrida concurrencia de seguidores, dijo que la suscripción de algunos nuevos convenios podría demorar algunos días. Al mismo tiempo advirtió que las empresas «tienen que someterse» a la legislación boliviana, respecto del decreto de nacionalización. En él se señala que si hasta el sábado a las 24.00 horas no firman, deberán abandonar el país.

Funcionarios entrevistados tras el acto, entre ellos el vicepresidente Alvaro García, declinaron responder a la prensa si era cierta la versión de que la firma con la brasileña Petrobras, la inversionista más importante en Bolivia en los últimos 10 años, podría postergarse hasta el 6 de noviembre, como indican algunas versiones llegadas del país vecino.

Según Villegas, Total aceptó entregar al estado en impuestos, regalías y participaciones el 82% de los ingresos generados por sus operaciones en Bolivia e invertir 728 millones de dólares en el pozo de gas Itaú y otros 1.154 en Incahuasi, del que se sospecha que es un «megacampo» de gas y aún está en exploración.

Vintage continuará operando los campos de gas denominados Naranjillo, Porvenir y el Chaco, ubicados en el sur de Bolivia, pero no se mencionó sus inversiones futuras.

Los ejecutivos de ambas empresas se mostraron satisfechos con los acuerdo y uno incluso regaló el bolígrafo de la firma a Morales, pero no formularon declaraciones a la prensa.

«A partir de ahora, las petroleras dejan de ser dueñas (de los hidrocarburos) y pasan a ser socias», dijo el presidente Morales tras la firma de los convenios.

A las empresas que todavía no firmaron les dijo que «tienen unos días para cumplir» con la legislación. «Quiero decirles que tienen que respetar nuestras normas y vamos hacerlas cumplir», advirtió.

Morales agradeció al gobierno francés y dijo que es un admirador del presidente Jacques Chirac «porque defiende a los indígenas», al dejar entrever que su colega coadyuvó a que se llegara a un acuerdo.

La firma tuvo lugar en el Palacio de Comunicaciones del centro de La Paz, en el mismo salón donde hace 10 años el entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada privatizó parcialmente la industria petrolera.

Según el decreto de nacionalización, las transnacionales deberán entregar la totalidad de su producción a la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Algunas, como Total, Petrobras y la hispano-argentina Repsol YPF deberán también ceder un porcentaje adicional al 50% de tributos establecido por la ley de hidrocarburos del año pasado.

Pero la petrolera nacional todavía está en etapa de refundación.

El presidente de YPFB, Juan Carlos Ortiz, dijo que gracias a los contratos con Total y Vintage la estatal recibirá una ganancia líquida de 120 millones de dólares anuales.

Adicionalmente, varias compañías, como Repsol, Petrobras y la británica British Petroleum, deben vender parte de su paquete accionario en algunas de sus filiales en Bolivia, a fin de que YPFB tenga la mayoría en esos consorcios.

Entre las empresas que mantienen negociaciones están la británica British Gas, la argentina Plus Petrol y la anglo-holandesa Shell.

Bolivia tiene las segundas reservas de gas más grandes de Sudamérica, por debajo de Venezuela, lo que ha hecho que el energético se convierta en el primer rubro de exportación del país, con ventas a Brasil y Argentina.

La firma de los contratos acabó con una fiesta en las calles de La Paz.

también te puede interesar