Economía

Industria costarricense fija necesidades para TLC con Panamá

SAN JOSE – El sector industrial de Costa Rica seguirá insistiendo en incluir más productos con potencial para insertarse en el mercado de Panamá con miras a concretar un tratado de libre comercio entre ambas naciones, dijo el viernes un delegado costarricense

Redacción Central |

SAN JOSE – El sector industrial de Costa Rica seguirá insistiendo en incluir más productos con potencial para insertarse en el mercado de Panamá con miras a concretar un tratado de libre comercio entre ambas naciones, dijo el viernes un delegado costarricense

Tras la V ronda de negociación en Ciudad de Panamá, el representante de la Cámara de Industrias, Luis Obando, dijo en un comunicado divulgado en San José, que «Panamá solicitó plazos de desgravación más largos para productos con algún grado de sensibilidad en el vecino país en los que empresas costarricenses tienen gran potencial por lo que es necesario buscar mejores condiciones de acceso».

Por tanto, Costa Rica abogó ante las autoridades panameñas revisar su posición en productos como: jabones y detergentes, dióxido de carbono, cemento gris, puertas plásticas, artículos sanitarios de papel, etiquetas de papel, laminados de hierro o acero, telas metálicas, entre otros.

No obstante, Obando reconoció que hubo también avances significativos como la negociación para libre comercio de varios productos, entre ellos: grasas lubricantes, lustres para muebles, preparaciones similares de pólvora y fuegos artificiales, trampas para animales, artículos para el control de plagas, plastificantes compuestos y otras preparaciones químicas.

Además pajillas, tubos flexibles, mangueras, perfiles de caucho para recauchutar, artículos de talabartería para animales, marcos para fotos, adornos y otros artículos de madera.

En la lista aparecen también cuadernos, agendas y bloques de papel, otras manufacturas de papel, sellos, timbres, botas de hule, sombreros, gorras, placas, baldosas cerámicas, tubos de cemento, vidrieras aislantes, espejos, puertas, ventanas y otras estructuras para construcción de hierro o acero.

Por otro lado, se negociaron bienes con un plazo de desgravación de cinco años como: paletas, cajas y otras tarimas para carga, artículos de madera para mesa o cocina, puntas, clavos, chinches, grapas y artículos similares, en fundición se consignó el hierro y el acero.

Con un plazo de 10 años de desgravación se negoció el oxígeno, el acetileno, los sobres y tarjetas para correspondencia.

En el tema de normas de origen se llegó a acuerdo en las reglas de salmón ahumado, confites, pasta de tomate, partes de asientos y de muebles.

Ambos países discutieron las normas de origen de productos lácteos que ya habían sido acordadas entre los sectores privados de ambos países.

también te puede interesar