Deportes

Un látigo nica en tierra de samuráis

Cristofer Rosales doblega al noqueador japonés Daigo Higa y se ciñe la faja de campeón mosca del Consejo Mundial de Boxeo

Cristofer-González
Cristofer González |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El japonés Daigo Higa era una máquina de demolición sobre el ring. Hasta este domingo. Cuando contaba por nocauts sus 15 peleas como profesional, pero el nicaragüense Cristofer Rosales le dio a tomar de su propia medicina y el nocaut técnico en el noveno round convirtió al chavalo de la Colonia Nicarao en el decimotercer campeón mundial que produce el boxeo pinolero. Vaya mina de oro.

Ni el rey de los optimistas arriesgaba un pronóstico a favor del nica en su pelea por el título de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo. Todas las balanzas de los vaticinios se inclinaban por el hombre que el día antes había perdido la faja del orbe en la báscula, pero intentaría registrar un récord para su país de 16 victorias antes del límite de tiempo.

Pero “El Látigo” González ni dio ni pidió tregua, y al final de la balacera consiguió lo que únicamente su primo, el superclase Román “Chocolatito” González había logrado antes, la coronación de un púgil nicaragüense en el País del Sol Naciente.

La Arena Yokohama, de la ciudad nipona del mismo nombre, semejó la polvorienta calle de un fílmico pueblo del Viejo Oeste americano, y cuando los cañones de los Colts dejaron de humear John Wayne era nicaragüense.

Cristofer corrió el riesgo de ser noqueado por El Noqueador, pero cuando desde la esquina de Higa ondearon bandera blanca en el noveno asalto, de 12 pactados, el arrojo del fajador capitalino probó la dulce miel de la recompensa.

Sobre el encerado los papeles del guión terminaron por cruzarse de manera absoluta y el japonés, a quien muchos consideraron un director de orquesta con la batuta de la viril sinfonía en sus puños, terminó peleando al contragolpe, incapaz de controlar las andanadas que disparaban los guantes azules del aspirante.

El siguiente dato resulta revelador: Al momento de detenerse el pleito las boletas de dos de los tres jueces marcaban ventaja para el pinolero. El mexicano Juan Carlos Pelayo lo daba vencedor por margen de 77-75 y el estadounidense Gary Ritter se mostraba más contundente en su voto (79-73). Mientras, Steve Morrow, paisano del segundo, había visto acciones niveladas (76-76).

El Látigo siguió la huella de Alexis Argüello, Román González, Rosendo Álvarez, Eddy Gazo, Adonis Rivas, Luis Pérez, Eduardo Márquez, Ricardo Mayorga, José Alfaro, Juan Palacios, Randy Caballero, Byron Rojas, los campeones que pusieron a Nicaragua en el mapa del boxeo mundial.

A esa galería de épicos gladiadores se ha sumado por derecho propio el hijo de Julia González, una trabajadora de limpieza, que antes vendió melcocha, gaseosa, chicha y hot dog y hoy el orgullo no le cabe en el cuerpo.

El combate

Higa arrancó mejor, pero Cristofer no peleó en reversa. La Ley del Talión, golpe por golpe fue su divisa. Buen síntoma.

En el segundo nuestro compatriota presentó credenciales de ganador. Una derecha que calzaba dinamita paró en seco al anfitrión.

El mejor golpe del japonés en toda la velada llegó en el tercer round, un gancho al hígado, asimilado por El Látigo que no dejó de tirar.

Cuarto, quinto y sexto asalto cayeron en cascada en la bolsa del candidato. Iniciativa, derecha en recto y coraza a prueba de balas, más el indispensable toque del coraje, fueron ingredientes de un coctel que ya se presumía vencedor en el concurso viril.

El repunte del defensor de la corona en el séptimo y octavo rounds no le reportó ventaja mental ante un atacador convencido de la victoria.

Epílogo. Una ráfaga de cuatro izquierdas magulla el rostro de Higa en el noveno. Suficiente castigo por esta vez. Desde su esquina apelan al recurso pacificador de la toalla al aire. El armisticio deja un nuevo campeón.

Chocolatito

“Quiero felicitar a Cristofer González y todo su team, nuevo campeón mosca del CMB, bendiciones, arriba Nicaragua”. Tal fue el mensaje del ex campeón mundial del mismo peso Román “Chocolatito” González a su compatriota.

Algunos datos del campeón

Cristofer Rosales González nació el 6 de octubre de 1994 y debutó como profesional el 25 de mayo de 2013 con victoria por nocaut técnico en el primer asalto de una pelea pactada a cuatro, ante Marcos Arauz.

Antes de este domingo exhibía un aval de 26 triunfos (17 KO) y tres derrotas, ninguna por la vía rápida.

Arriba este lunes

A las cinco de la tarde de este lunes está previsto el arribo al país del campeón, acompañado por sus preparadores Wilmer Hernández y Róger González.
mem/piz

también te puede interesar